En los últimos años el yoga, y entre sus variantes, el Hatha Yoga, se ha convertido en una de las disciplinas más de moda, porque consigue el equilibrio entre la mente y el cuerpo, nos ayuda a tonificar los músculos, controlar la respiración, mejorar la postura y relajarnos. No tiene más que beneficios. ¿Quién da más?

En AXA Health Keeper puedes encontrar clases de Yoga y otras disciplinas como Pilates, y descubrir el mundo de la meditación y el cuidado del cuerpo y la mente. Regístrate y búscanos.

Qué es el Hatha yoga

Es una forma de yoga, más lenta y suave, que se centra en postura y movimientos sencillos, y ágiles, de forma que se pasa de una asana a otra con una candencia continua. Pueden practicarlo persona aficionadas porque las posturas no son complejas y es fabuloso para descargar la energía negativa y relajarse tras un mal día.

Se la considera la base de otros estilos de yoga, como el Astanga que es uno de los más practicados en occidente, el Bikram o el Kundalini.

Componentes del Hatha Yoga

El Hatha Yoga se compone de los siguientes elementos:

  • Posturas o asanas
  • Control de la respiración (pranayama), con ejercicios de respiración y pausa.
  • Prácticas de limpieza interior (dhauti o shodhana), con agua o aire, para purificar el cuerpo por dentro.
  • Locks (badha), contracciones musculares controladas.
  • Movimientos con la mano (mudra), para producir una reacción refleja en el cerebro.

Principales asanas

  • Postura del triángulo

De pie con las piernas separadas y brazos en cruz. Dobla el torso hacia la izquierda y toca con la mano los dedos del pie. El brazo derecho queda estirado hacia arriba. Mira hacia la mano derecha, aguanta la postura y respira. Cambia de lado.

Estiras músculos laterales y la espalda, fortaleces piernas y glúteos y mejorar trabajo de los riñones.

Hatha Yoga Postura triángulo

  • Doblarse hacia atrás.

De pie con las pierna separadas la anchura de las caderas. Estira los brazos por encima de la cabeza, contrayendo los glúteos. Deja caer la cabeza hacia atrás y adelanta la cadera. Respira en esa posición lento y profundo.

Liberas estrés, abres el pecho y estiras abdominales.

  • Posición del árbol

De pie sobre la pierna izquierda. Apoya la planta del pie derecho sobre el muslo izquierdo. Manos en posición de rezo. Si mantienes el equilibrio súbelas por encima de la cabeza con las palmas juntas. Mirada al frente. Respira lento varias veces y cambia de pierna.

Fortalece las piernas y alivia el dolor de espalda. Mejora la postura.

Hatha Yoga postura árbol

  • Postura cobra

Tumbado boca abajo. Coloca las manos junto a los hombros, con los codos hacia atrás. Inspira y estira los brazos levantando el pecho del suelo. Aguanta la respiración y la postura y baja lentamente espirando.

Fortaleces la espalda, los glúteos, y abre la caja torácica. Reduces el estrés, y mejoras los síntomas de asma.

Hatha Yoga postura cobra

  • Balasana

De rodillas con los glúteos apoyados en los talones. Inspira y baja el torso hacia los muslos. Brazos estirados hacia atrás con las palmas hacia arriba.

Libera el estrés, y mejora el dolor de espalda y cuello.

  • Apanasana, rodillas al pecho.

Es una postura de relajación. Colócate boca arriba. Inspira y lleva las rodillas al pecho. Abraza las rodillas y mantén la posición respirando lentamente. También te puedas balancear.

Relaja y estira la espalda y ayuda a despejar la mente.

Hatha Yoga rodillas al pecho

Estas son algunas de las posturas más tradicionales. Hay muchas más si te animas a probarlo. En AXA Health Keeper te estamos esperando. ¿A qué esperas?