Una de las grandes clasificaciones a la hora de hablar de carne es la que las divide por su color entre rojas y blancas. Ambas son distintas no solo a simple vista, sino también desde el punto de vista nutricional. Descubre cuáles son estas diferencias y cuál es mejor.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas cualificados que pueden ayudarte a comer mejor. Regístrate.

La carne es un alimento esencial en nuestra dieta porque constituye una fuente importante de proteínas (entre un 15 % y un 25 %). Además, aporta fósforo, potasio, zinc y hierro. Aunque las cantidades de hierro varían en función de la especie y de la parte del animal de la cual procede, la aportación de este nutriente es importante porque, al ser de una fuente animal, el cuerpo lo absorbe más fácilmente.

La carne también posee vitaminas, sobre todo de la familia B, siendo la B12 la más importante. En función del tipo de carne, blanca o roja, el contenido en grasa o en colesterol es distinto.

De acuerdo con los estudios realizados por el Instituto Americano de la Carne, tanto la roja como la blanca tienen un papel importante en el desarrollo de la fuerza muscular, la piel, la formación de hormonas y su regulación.

Cuáles son las carnes rojas 

La carne roja es, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “toda la carne muscular de los mamíferos, incluyendo carne de res, ternera, cerdo, cordero, caballo y cabra”. Una de sus principales características es el color, que consigue gracias a un pigmento rojo que contiene hierro y se encuentra en las fibras musculares: la mioglobina.

Las carnes rojas también contienen más grasa saturada y, por tanto, aportan más calorías. Este tipo de carne, sin embargo, ha sido clasificada por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC) como “probablemente cancerígena para los humanos”. ¿Qué significa esto? Que hay “evidencia limitada de estudios epidemiológicos que muestran asociaciones entre carne roja y riesgo de cáncer”. Por evidencia limitada entendemos que no se pueden descartar otras explicaciones.

En líneas similares se manifestaba el Departamento de Nutrición de la Universidad de Harvard, que también determinó que un consumo excesivo de carne roja podría estar relacionado con mayor riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

Por todo ello, el Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WRCF en sus siglas en inglés) aconseja limitar el consumo de carne roja a menos de 300 gramos por semana. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN) recomienda un consumo moderado y ocasional de carne que no supere más de dos veces por semana.

 

Listado de carnes Cuales son blancas

Cuáles son las carnes blancas 

Las carnes blancas, a diferencia de las rojas, tienen un color rosado o blanquecino en crudo. En la mayoría de los casos se consideran carnes blancas las que proceden de las aves (pollo o pavo) y la de conejo.

La Fundación Española del Corazón (FEC) la considera una importante aliada de la alimentación saludable. Tiene un contenido de grasa más moderado y el proteico varía. Sus proteínas son de fácil digestión y también aporta lípidos insaturados y minerales como el hierro, el zinc o el cobre. El consumo de carne blanca se asocia a un menor riesgo de obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2. 

Diferencias entre carne roja y blanca 

Tanto la carne roja como la blanca son excelentes fuentes proteicas. Pero tienen algunas diferencias: 

  • La carne roja contiene más mioglobina (un pigmento del hierro que les da el color rojo y oscuro característico) que la carne blanca.
  • La carne roja es más calórica y posee un mayor contenido en grasa que la blanca.
  • El contenido de grasa en la carne blanca es relativamente bajo. En la roja, predomina la grasa intramuscular, es decir, aquella que se encuentra entre las fibras musculares. También contiene grasa visible en mayor cantidad que la blanca.

Para la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) el consumo de carne tendría que ser de entre 3-4 raciones a la semana (una ración es de 100-125 gramos). Tan solo una de ellas será de carne roja; el resto, de carne blanca.

Ahora que conoces un poco mejor en qué consiste cada una de ellas, te invitamos a que elijas bien para llevar una alimentación saludable.

¿Quieres saber si llevas un estilo de vida saludable? Desvela tus 
dudas con nuestro test de estilo de vida.

Fuentes:

  • Organización Mundial de la Salud (OMS)
  • Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (IARC)
  • Fondo Mundial para la Investigación del Cáncer (WRCF)
  • Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN)
  • Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC)
  • Fundación Española del Corazón (FEC)
  • Instituto Americano de la Carne (NAMI)
  • Universidad de Harvard