Para llevar a cabo una dieta sana debes tener en cuenta numerosos factores. No sólo hablamos del tipo de alimentos que ingieres, sino de la forma en que los cocinas, los aderezas, las cantidades que comes, los nutrientes que los componen y hasta la hora en la que los consumes.

¿Sabías que por registrarte en HealthKeeper tienes acceso telefónico gratuito a un nutricionista? Así de fácil. Descarga la app, regístrate, llama y empieza a cuidarte.Los 10 enemigos de una dieta sana

 

Enemigos de una dieta saludable y equilibrada

  1. El sedentarismo. Ninguna dieta va a ser efectiva si esperas los milagrosos resultados sentado en un sofá. ¡Muévete!
  2. El alcohol. No es un alimento pero aporta numerosas calorías que no sirven para nada. Si quieres llevar un estilo de vida saludable, modera su consumo.
  3. La Alimentos como los embutidos, los quesos curados, los enlatados o precocinados, contienen mucha más sal de la recomendada. Eso hará que te suba la tensión, lo que conlleva un riesgo cardiovascular y que retengas líquidos.
  4. Las grasas saturadas y las grasas trans. Son enemigas no sólo de tu dieta, sino de tu corazón y tus arterias. Busca en el etiquetado, los alimentos que las contengan en menor medida.
  5. El ayuno. Saltarse una comida, sobre todo el desayuno, o la cena, es una mala idea. El organismo se volverá conservador, y tu hambre te engañará en la siguiente ingesta. Come cinco veces al día y mantendrás el metabolismo más activo, lo que gastará más calorías.
  6. Alimentos prohibidos. Otra atrocidad. Hay que comer de todo, y eso incluye azúcares y grasas, que son imprescindibles para el funcionamiento normal del cuerpo. No te excedas en nada, y come alimentos de todos los grupos. Si retiras de tu dieta un alimento concreto, te morirás por consumirlo y un día no podrás aguantar y te darás un atracón. ¡Estás avisado!
  7. Repetir. Lo único que harás es comer dos veces y evitar o disminuir la cantidad del algún nutriente. ¡Olvídate! Toma un primero, un segundo y un postre, en la cantidad que necesites, pero no repitas.
  8. Falta de horarios. Para que tu metabolismo se organice y queme calorías debes tener una rutina en las comidas. Así evitarás picos de hambre, peligrosos y difíciles de sobrellevar.
  9. Ansiedad y estrés. La angustia te puede hacer picar sin control, normalmente alimentos poco recomendables. Relájate, practicando yoga, o meditación o simplemente saliendo a correr. Eso aliviará tus tensiones y disminuirá tu ansiedad.
  10. Alimentos nada recomendables (son alimentos que engordan) en una dieta sana y equilibrada.
  • Bollería industrial, pasteles, dulces y chuches.
  • Salsas para aderezar como nata, mayonesa, kétchup, césar… etc.
  • Embutidos como el chorizo, la mortadela, el chopped o el salchichón.
  • Cereales de desayuno azucarados.
  • Harinas refinadas
  • Legumbres enlatadas con salsa.
  • Perritos, hamburguesas, pizzas, precocinados para fritura como croquetas, San Jacobo, nugets…
  • Mantequilla de cacahuete, manteca de cerdo, mantequillas con sal…
  • Refrescos azucarados y zumos envasados.
  • Licores y bebidas espirituosas.

Consulta todas tus dudas a los nutricionistas y profesionales de AXA Healthkeeper. Están para ayudarte.

Regístrate aquí mismo.