Los aditivos alimentarios son sustancias que se añaden a los alimentos de forma voluntaria con el propósito de estabilizar su textura, aumentar su tiempo de conservación y modificar su color.

No se consideran ingredientes como tales, ni pueden ser un alimento por sí solos, aunque al formar parte de la composición total de un alimento debe aparecer en su etiquetado, bien por su nombre o por su código E.

Encuentra en AXA Health Keeper los endocrinos y nutricionistas que te enseñen a comer bien y llevar una dieta saludable. Regístrate aquí.

Existen miles de aditivos en el mercado, pero sólo son autorizados unos pocos y para que su uso se apruebe deben demostrar que sean necesarios, útiles y no produzcan ningún perjuicio en la salud del consumidor.

El problema de los aditivos es que a veces enmascaran la calidad del producto y aunque por sí mismos, los aditivos pueden ser beneficios para nuestra salud, en tanto en cuanto evitan, por ejemplo, la proliferación de algunas bacterias, o la oxidación del producto antes de llegar al establecimiento de venta, el peligro de los aditivos está en que son tan habituales, que se puede llegar a producir una acumulación en el organismo que sea perjudicial y se conviertan en enemigos de una dieta sana.

aditivos-colorantes-conservantes

¿Cuáles son los principales aditivos y sus usos?

Se utiliza la letra E, en referencia a Europa. Todos los aditivos permitidos en la Unión Europea llevan la misma letra, pero ten en cuenta que en América o Asia, los aditivos pueden ser diferentes.

El primer número hace referencia al grupo:

  • E1 son colorantes.

Los colorantes se utilizan para mejorar el tono del color natural de un alimento o para cambiarlo por un color más habitual y que no cause rechazo. Son por ejemplo la curcumina, clorofila, rivoflavina… Se utilizan en dulces, yogures o bebidas.

  • E2 son conservantes.

Limitan o retrasan la aparición de microorganismos que producen un deterioro del alimento. Por ejemplo dióxido de azufre, sulfitos, nitratos o propionato cálcico. En quesos, vinos, verduras, embutidos…

  • E3 son antioxidantes.

Evitan la oxidación y decoloración. Por ejemplo tocoferoles, ácido ascórbico y cítrico. Se utilizan en golosinas, bollerías, productos grasos…

  • E4 son estabilizantes, emulgentes, espesantes y gelificantes.

Evitan que se disgreguen los ingredientes, o incrementan la viscosidad. Suelen ser sustancias naturales como la pectina, la gelatina o la lecitina. Se usan en postres lácteos, chocolates o helados.

  • E5 son agentes antiaglomerantes, ácidos, bases y sales.

Con bases de sílice, o carbonato magnésico. Se utilizan en alimentos en polvo y masas.

  • E6 son potenciadores del sabor.

Aumentan el sabor básico del alimento como el glutamato monosódico, que se utiliza en productos orientales y alimentos salados.

  • E950 hasta E967 son edulcorantes

Presentes en productos bajos en calorías para endulzar, como el aspartamo y la sacarina.

La IDA es la Ingesta Diaria Admisible que un adulto de constitución media podría ingerir sin riesgo para su salud. Se calcula sobre la base de una dieta habitual y serviría para calcular el peso máximo de aditivo que puede llevar un alimento concreto. En niños y ancianos esa cantidad podría variar, pero por ello es imprescindible que seamos capaces de inculcar a nuestros hijos y de por supuesto adoptar nosotros mismos hábitos dietéticos equilibrados que incluyan menús variados, con alimentos frescos y naturales.

Recuerda que en la plataforma AXA Health Keeper sólo por registrarte tendrás acceso gratuito a orientación médica telefónica las 24 horas del día. Descarga la app