La tribu Kalenjin concentra los mejores corredores de larga distancia del mundo.

Para que entendamos su velocidad respecto al resto de humanos, diríamos que si fueran un dibujo animado, serían el Correcaminos; si fueran un superhéroe, se convertirían en Flash; y si tuvieran que escoger un modelo de coche, serían el Buggati Veyron.

Pero los Kalenjin no tienen más cilindros ni son más aerodinámicos que el resto. Y tampoco han sido dibujados para Warner. Nacidos en el Valle del Rift, al oeste de Kenia, esta tribu acumula casi tres cuartas partes de las medallas kenianas.

Muchos han sido los científicos que han investigado este fenómeno, llegando a la conclusión de que los Kalenjin son los reyes de la velocidad debido a un conjunto de condiciones:

  • La altitud: el pueblo está por encima de los 2.000 metros de altitud. Entrenar a esta altitud supone un sobresfuerzo que les hace desarrollar una tolerancia mental mayor al dolor. Al correr con menos oxígeno, cuando compiten en altitudes como las europeas tienen hasta un 10% más de distancia frente al resto de corredores.
  • La alimentación: siguen una dieta baja en grasa y alta en hidratos de carbono: cereales, judías leche, pollo, huevos y harina de maíz, lo que les aporta una gran cantidad de energía.
  • La orografía: los entrenamientos se realizan sobre un terreno irregular. Escogen senderos campo a través y esto hace que sus piernas se fortalezcan y se protejan de los grandes impactos.
  • Su constitución: son más ligeros y sus piernas más delgadas, lo que se traduce en un menor consumo de energía.
  • Un Estilo de vida semi-nómada: desde pequeños están acostumbrados a ir corriendo a todos los sitios, y esto, unido a la escasez de transporte público, hace que recorran grandes distancias todos los días. Por poner un ejemplo, la escuela se encuentra de entre 30 a 40 km.
  • Entrenadores VIP: los jóvenes aspirantes entrenan con los veteranos y ganadores de medallas de oro, como John Ngugi, William Mutwol, Sammy Lelei, Paul Tergat, Esther Kiplagat  y Pauline Konga, transmitiéndoles toda su experiencia, técnica y ganas para convertirse en sus relevos a pie de pista.
  • Aspiraciones: La característica que más les diferencie del resto y que nada tiene que ver con las condiciones geográficas. La situación que se vive en su país, y las ganas que tienen de aspirar a una vida mejor les llevan a estar siempre en movimiento.

Muchos de los grandes atletas kenianos, como Henry Rono y Paul Tergat, han invertido parte de su fortuna en las nuevas promesas construyendo campos de entrenamientos y escuelas de primaria.

Nosotros no hemos nacido en el Valle del Rift, nuestra dieta es algo más mediterránea y estamos acostumbrados al olor del asfalto, pero sin embargo, tenemos algo en común: nos gusta correr, con excusa o sin ella.

¿Y si te decimos que durante una semana puedes cambiar correr sobre el asfalto por la tierra roja de Kenia? ¿Cómo te suena vivir la experiencia de ir a Kenia y entrenar con los Kalenjin? ¿De recorrer los mismos senderos? ¿De aprender una nueva forma de entender el running?

Health Keeper te ofrece la oportunidad de cumplir ese sueño. 7 días en el HKenia Camp entrenando con los mejores corredores del mundo. No importa que seas pro o que empezaras a correr antes de ayer, el único requisito son las ganas, y de eso vamos sobrados. Apúntate aquí.