Luz, sol y calor pueden ser los perfectos compañeros de nuestras próximas vacaciones. Pero hay veces que los rayos solares pueden ocasionar sarpullidos y picazón en la piel. Averigua de qué se trata esa “alergia al sol” y qué debes hacer en estos casos.

 

Consulta a los dermatólogos de AXA Health Keeper siempre que tengas dudas. Están para aconsejarte. Regístrate.

 

Reacción alérgica al sol

 

Seguro que ya has tomado tu primera sesión de sol este verano.  Con las altas temperaturas algunos de los trastornos más frecuentes son insolación, golpes de calor Pero, ¿qué ocurre si aparece en tu piel una erupción roja?

Es posible que te hayas quemado con el sol, pero también que seas alérgico. Si es una quemadura, lo más probable es que te duela; mientras que si es una alergia, puede picar bastante pero no presenta dolor.

De acuerdo con la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), la alergia al sol engloba distintas patologías, como las de etiología alérgica (urticaria solar, fotosensibilidad) y otras que tienen una apariencia similar (quemaduras solares o erupción polimorfa solar).

Síntomas de la alergia al sol

 

Las reacciones más inmediatas de la “alergia al sol” pueden ser:

 

  • Urticaria: hipersensibilidad frente a un fotoalérgeno desconocido. A los pocos minutos de la exposición solar puede aparecer picor, eritema, ronchas en la zona que pueden durar un par de horas y desaparecer. En el caso de que la exposición haya sido muy intensa, puede causar dolor de cabeza, náuseas y dificultad respiratoria.

 

  • Erupción polimorfa solar: es una erupción cutánea localizada en la cara, el escote, los antebrazos y la zona anterior de las piernas Se trata de una de las fotodermatosis más frecuentes y suele aparecer durante las primeras exposiciones solares. Puede durar varios días aunque mejora a medida que la piel se broncea.

 

 

Causas de la alergia al sol

 

Se desconoce la causa por la cual el cuerpo desarrolla esta reacción. Sin embargo, sí se sabe que el sistema inmunológico identifica algunos componentes de la piel alterada por el sol como “extraños” y el cuerpo activa sus defensas contra ellos. Esto produce una respuesta en forma de erupción y ampollas, acompañado a menudo de un fuerte comezón.

La alergia al sol no entiende de tipos de piel. Por ello, incluso si tenemos un tono oscuro (con más melanina) es importante protegerse de los rayos ultravioletas. Aunque no es un trastorno cutáneo hereditario, existen factores que pueden sensibilizar la piel a los efectos del sol:

  • Perfumes: algunos síntomas de alergia cutánea se desencadenan cuando la piel se expone a una sustancia aromática y después a la luz del sol.
  • Bronceadores: evitar los de baja calidad porque son sustancias fotosensibilizantes. Aconsejan usar siempre fotoprotectores de mínimo FPS 30 (Factor Protector Solar), independientemente del tipo de piel.
  • Medicamentos: los fármacos antiinflamatorios no esteroides en forma de crema o por vía oral (como el ibuprofeno) pueden producir eccema en zonas expuestas al sol.
  • Enfermedad de la piel: padecer dolencias en la piel, como dermatitis, puede aumentar el riesgo.

Cómo prevenir la alergia al sol

 

  • Limitar la exposición al sol: menos tiempo y nunca en las horas intensas de sol (de 12h a 17h). La mayoría de los síntomas al sol mejoran en uno o dos días.
  • Optar por una exposición gradual: debemos aumentar el tiempo de exposición al sol poco a poco y de forma paulatina.
  • Suspender el uso de medicamentos que provocan sensibilidad a la luz.
  • Usar un protector solar muy alto: al menos del 50. Lo aplicamos generosamente cada dos horas o más a menudo si nadamos o sudamos mucho.
  • Utilizar gafas de sol y ropa protectora: los sombreros y las camisas de manga larga pueden ayudarnos a proteger la piel. Recordemos que los rayos UV pueden pasar a través de telas muy delgadas.
  • Usar remedios calmantes: una loción de calamina o de aloe vera puede aliviar las molestias de picor.
  • Corticosteroides: para una reacción alérgica grave, el médico puede recetarnos pastillas o cremas de corticosteroides.

 

Es muy importante que, ante cualquier reacción anómala de la piel, acudamos al médico para empezar un tratamiento adecuado lo antes posible.

 

La piel tiene memoria. Si la cuidas hoy, mañana seguirá sana y bonita. ¡Protégela siempre!

 

¿Te gustaría conocer tu estado general de salud? 
Averígualo en la Calculadora de tu Salud de la App.

FUENTES:

  • Havard Medical School
  • Mayo Clinic
  • Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC)