En AXA Health Keeper te hemos dado consejos para ayudarte a llevar mejor tanta comilona y te hemos entrenado de forma que aprendas a compensar los excesos. Aun así, seguro que algún pecadillo has cometido y por eso hoy, dentro de una dieta equilibrada semanal  te ofrecemos un menú “post navideño” para que el comienzo del año sea más llevadero.

Puedes registrarte en AXA Health Keeper pinchando aquí mismo.

Consecuencias de las comilonas navideñas

  • Aumento de peso. Si no te cuidadas puedes aumentar en las dos semanas de navidad hasta 3 kilos de peso. Y luego a ver cómo los bajas!!
  • Niveles de azúcar elevados en sangre, lo que te va a producir cansancio, sed, hambre, dolor de cabeza y nerviosismo.
  • Empacho. La navidad es una época de problemas gastrointestinales, náuseas, vómitos o diarreas, por comer demasiado y no facilitar una digestión adecuada.
  • Hinchazón abdominal. Menos fibra, más bebidas espumosas, sal y grasas. Por ello acumulas gases, retienes líquidos y te sientes como un globo.
  • Presión arterial alta. Todo lo anterior elevará tu tensión y repercutirá en tu circulación sanguínea y en el trabajo de tu corazón.
  • Disminuyes las defensas. Una mala alimentación va a influir en tu sistema inmunitario y estarás más expuesto a coger infecciones, gripes y catarros.

Tranquilo…si sigues nuestros consejos para comer bien en una semana volverás a sentirte como nuevo. Acompaña este menú con un plus de ejercicio y verás cómo funciona!

dieta equilibrada: calendario de comidas

Menú Semanal “Post Navidad”

Lunes

Desayuno: No te lo saltes jamás, pero hazlo más liviano. Té verde con limón y un bol de yogur natural desnatado con muesli y frutos rojos.

Comida: Caldo de apio, cebolla y tomate. Merluza en papillote con guisantes y judías verdes, y un yogur desnatado. Un trozo de 40 g de pan integral y una manzanilla.

Cena: El mismo caldo de la mañana, arroz integral con setas y queso fresco con miel. Infusión de cola de caballo.

Hoy es un menú muy diurético para que bajes los líquidos retenidos.

Martes

Desayuno: Zumo de naranja. Café con leche desnatada y tostada de pan integral con aceite.

Comida: Ensalada de pepino. Filete de pavo a la plancha. Rodaja de piña. Pan integral e infusión de diente de león.

Cena: Puré de calabaza. Tortilla francesa. Yogur desnatado con frutas. Infusión de alcachofa.

Seguimos depurando el organismo.

Miércoles

Desayuno: Zumo de piña. Leche desnatada con cereales integrales.

Comida: Cogollos de lechuga con pimientos asados y bacalao al horno. Yogur desnatado natural. Pan integral y una infusión de hinojo.

Cena: Consomé de verduras. Pechuga de pollo a la plancha. Yogur desnatado de sabor. Té verde.

Cuidamos las calorías, sin pasar hambre.

Jueves

Desayuno: Bol de fresas. Café con leche desnatada y cuatro galletas integrales.

Comida: Ensalada de escarola. Pasta integral con espinacas. Macedonia de frutas. Un trozo de pan de centeno y un té rojo.

Cena: Revuelto de ajos tiernos y espárragos trigueros. Una taza de caldo de verduras. Una pera. Una manzanilla.

Añadimos un plus de fibra que mejore el tránsito.

Viernes

Desayuno: Zumo de piña y uvas. Café con leche desnatada y dos biscotes con margarina y mermelada light.

Comida: Alcachofas a la plancha. Lenguado al horno. Pan integral. Un yogur desnatado de sabor. Un té verde

Cena: Sopa de estrellitas. Hamburguesa de pavo. Queso fresco. Una tila.

No te pases con las raciones.

Sábado

Desayuno: Un zumo de naranja. Leche desnatada con cacao. Mini sándwich de pan integral con jamón de york.

Comida: Puré de verduras con patata. Solomillo de cerdo al horno con salteado de setas. Pan de cereales. Yogur natural. Una infusión de cola de caballo.

Cena: Huevos rellenos de atún. Ensalada de canónigos y tomatitos. Yogur griego light. Una manzanilla.

Te notas ya menos pesado y tus digestiones se han normalizado. ¿Verdad?

Domingo

Desayuno: Una rodaja de melón. Un té verde y un trozo de bizcocho casero.

Comida: Garbanzos con espinacas. Empanadillas de atún. Yogur desnatado con frutas.

Cena: Pastel de berenjenas con queso. Una rodaja de sandía. Una infusión de hinojo.

¡¡Lo has logrado!! ¿A que no te ha costado tanto? 😉

A media mañana y de merienda toma una pieza de fruta o un yogur desnatado.

Controla las raciones y evita añadir sal en exceso. Olvida el alcohol, durante diez días, y no te saltes ninguna comida. Verás cómo en unos días, te sientes más ligero.

Consulta tus dudas a los endocrinos y nutricionistas que puedes encontrar en AXA Health Keeper.