En un mundo en el que vivimos tan deprisa, prestar atención plena a lo que hacemos en cada momento es muy complicado. Para aprender cómo hacerlo existe el mindfulness, una disciplina o más bien filosofía de vida, que utiliza la meditación y la relajación como vías para lograr un estado de atención consciente y plena. Te enseñamos unos ejercicios de mindfulness para la ansiedad. ¿Preparado?

En AXA Heatlh Keeper tenemos a tu disposición psicólogos y psiquiatras que te ayudarás a eliminar el estrés y relajarte. Puedes registrarte aquí.

Mindfulness qué es

En otros artículos de AXA Health Keeper ya te hablamos de los beneficios de esta disciplina. Pero… ¿de dónde sale la meditación mindfulness?

La práctica de las técnicas mindfulness no tiene nada que ver con la religión. En las culturas occidentales el mindfulness va dirigido a mejorar la calidad de vida y aprender a gestionar el estrés. Dejar de vivirlo todo con el piloto automático y aprender que ni los malos momentos son eternos, ni tampoco los buenos, por ello, si vivimos el ahora, seremos más conscientes y tomaremos mejores decisiones.

Mindfulness ejercicios ansiedad.

Ejercicio 1: Momento de gratitud.

Ponte una alarma en el móvil en un momento del día en no estés muy agobiado, por ejemplo, antes de acostarte. Para y piensa alguna razón por la que estés agradecido Dar las gracias mandará inmediatamente a tu cerebro sensaciones de bienestar.

Ejercicio 2: Stop, un minuto.

Coloca una pegatina con un punto rojo en algunas zonas de tu trabajo, de tu casa o en objetos cotidianos. Cuando veas el punto, para, respira y pon atención en lo que sientes en ese momento (estás nervioso, tranquilo, molesto…) y por qué te sientes así.

Ejercicio 3: Ejercicio de atención y concentración. Atención plena en una vela.

Es un ejercicio que sólo pretende enseñarte a mantener la atención al menos un minuto. ¿Te parece sencillo? Pues verás que no lo es. Enciende una vela y quédate un minuto mirándola. Sin pensar en nada más que en su movimiento. Si quieres, puedes ponerte una alarma para no estar pendiente del reloj. Cuando veas que tu pensamiento se escapa retorna a la vela. Al principio te perderás constantemente, pero según vayas entrenando, lo irás haciendo mejor.

Ejercicio 4: Fuera móvil.

Desconecta el móvil durante un día entero. Descubre en qué momentos sientes el impulso de mirar el móvil y qué sensaciones te aporta el no tenerlo (incomodidad, inseguridad…). Por otro lado, procura prestar atención a las cosas que antes te perdías porque estabas atento al teléfono.

Ejercicio 5: Cuenta atrás.

Haz una cuenta atrás, poniendo atención sólo en los números. Si te pierdes en algún pensamiento, deberás volver a empezar.

Ejercicio 6: Limpieza y orden.

Este ejercicio se debe realizar también con atención plena. Puede ser un armario, un cajón o una habitación. Limpiar tiene el significado imaginario de deshacerse de una carga emocional y con ello, eliminar el estrés y la ansiedad. Tira todo lo que no necesites de verdad. Ver el cajón o el armario más vacíos te dará sensación de liberación.

Ejercicio 7: Respiración.

Cuando hemos hablado del yoga o de la meditación, hemos hecho hincapié en la importancia de la respiración. En el mindfulness es también necesario. Este ejercicio consiste en mantener la atención en tu modo de respirar. Primero identifica dónde sientes tu respiración. En el pecho, en la nariz o en la garganta. Ponte un cronómetro o cuenta atrás en el móvil y mantén un minuto la atención en la respiración. En ese lugar concreto. Si varías su posición o introduces algún pensamiento, para y vuelve a empezar otra vez, con la atención plena.

Recuerda que unos buenos hábitos en alimentación y el ejercicio físico también son buenos aliados contra la ansiedad.

Realiza uno de estos ejercicios cada día de la semana. En poco tiempo podrás empezar con ejercicios de mayor dificultad. En AXA Health keeper estaremos encantados de ayudarte.