Los informes sugieren que en Estados Unidos y en otros lugares, los niños están empezando a constituir una proporción mayor de las infecciones y hospitalizaciones notificadas. Sin embargo, las complicaciones graves y la mortalidad son muchos menores ¿Hasta qué punto son vulnerables los niños al COVID?

Por el Dr. Pedro L. González, especialista en Medicina Preventiva y de Salud Pública y periodista científico

Algunos padres de niños menores de 12 años se sienten preocupados. Para los mayores de esa edad, las vacunas proporcionan una buena protección frente a la infección, e incluso en el raro caso de las infecciones de inicio, reducen en gran medida las posibilidades de enfermar gravemente. Pero las vacunas aún no tienen luz verde para los niños menores de 12 años, y puede que no la tengan durante varios meses.

Según datos de Eurosurveillance (el sistema de seguimiento de casos de enfermedades en Europa) los niños de entre 1 y 18 años tienen tasas de hospitalización, de enfermedades graves que requieren cuidados hospitalarios intensivos y de muerte mucho más bajas que todos los demás grupos de edad. En cambio, los adultos mayores de 80 años representan el 2% de los casos, el 30% de las hospitalizaciones y más del 30% de las muertes.

Definitivamente, la COVID19 puede golpear a niños sanos, incluso en comunidades bien vacunadas, pero sobre todo es un riesgo para los que tienen enfermedades previas y para los familiares adultos no vacunados. Hay que destacar que las tasas de hospitalización por COVID19 son 10 veces mayores entre los adolescentes no vacunados que entre los adultos sin vacunar.

Por este motivo, los pediatras refuerzan sus propias recomendaciones para la vuelta al colegio ante de la variante delta, cuya carga viral en los infectados es hasta 1.000 veces mayor que la de las versiones anteriores del virus, según un estudio preliminar en China. Los pediatras españoles han pedido mantener la mascarilla obligatoria para los niños mayores de seis años, incluso en el recreo al aire libre.

El Centro de Control de Enfermedades Europeo (ECDC) avisa en su último informe que cualquier decisión de cerrar las escuelas debe utilizarse como último recurso para controlar la propagación del COVID-19. Los beneficios de mantener las escuelas abiertas superan a los del cierre, ya que las interrupciones tienen un impacto negativo en el bienestar físico y mental de los niños y en su educación.

Los niños y la COVID19: ¿por qué el sistema inmunitario de los jóvenes sigue siendo el mejor?

Para la mayoría de los demás virus, desde la gripe hasta el virus respiratorio sincitial, los niños pequeños y los adultos mayores suelen ser los más vulnerables. Esto hace que el SARS-CoV-2 sea algo anómalo.

El SARS-CoV-2 ha demostrado que los niños son naturalmente mejores para controlar las infecciones víricas. Siempre pensamos en los niños como fábricas de gérmenes, pero no se debe a que su sistema inmunitario sea ineficaz; simplemente son inexpertos. Por esta razón se contagian con mucha frecuencia, pero tienen un sistema inmunitario entrenado para enfrentarse a patógenos de aspecto similar, a través de todas las infecciones previas.

Por ahora, no hay pruebas claras de que los niños sean más vulnerables o estén más afectados por la variante Delta en comparación con las variantes anteriores. Pero el SARS-CoV-2, como todos los virus, está mutando constantemente y mejorando en la evasión de las defensas del huesped, y eso podría hacer más importante la comprensión de los beneficios protectores de la infancia.

Referencias:

  • COVID-19 in children and the role of school settings in transmission – second update. Stockholm: ECDC;
  • Hospitalizations Associated with COVID-19 Among Children and Adolescents — COVID-NET, 14 States, March 1, 2020–August 14, 2021 Weekly / September 10, 2021 / 70(36);1255–1260
  • Viral infection and transmission in a large, well-traced outbreak caused by the SARS-CoV-2 Delta variant. Baisheng Li, teal. medRxiv 2021.07.07.21260122; doi: https://doi.org/10.1101/2021.07.07.21260122
  • Questions and answers on COVID-19: Children aged 1 – 18 years and the role of school settings.ECDC; 2021