Tener la glucosa alterada puede afectar nuestra salud. La clave para su equilibrio está en la alimentación y en el ejercicio. Aprende cómo tener el azúcar en sangre controlado, sin subidas ni bajadas.

En AXA Health Keeper contamos con endocrinólogos que pueden tratarte afecciones del sistema metabólico. Consúltales.

La glucosa o azúcar en sangre es esencial para que el cuerpo funcione bien. Junto con la grasa, es una de las fuentes de energía para el organismo en forma de carbohidratos. La obtenemos del pan, las frutas, las verduras y los productos lácteos.

No obstante, tenerla alta (hiperglucemia) o más baja de lo deseable (hipoglucemia) acarrea trastornos de salud. Lo ideal es tenerla controlada.

Niveles de la glucosa alta

Mantener los niveles de glucosa en un rango normal es importante para mantener el cuerpo funcionando de manera saludable.

La hiperglucemia (glucosa alta) mantenida es el principal síntoma de la diabetes. El cuerpo no genera la suficiente insulina, que controla los niveles de azúcar en sangre.

Las personas que tienen diabetes deben prestar especial atención a sus niveles. Se considera alta cuando es superior a 130 mg / dl (antes de una comida) o superior a 180 mg / dl dos horas después de haber comido.

Sin embargo, una comida pesada, el estrés o la falta de actividad física pueden disparar los niveles de azúcar.

Síntomas de la glucosa alta

Si el nivel de azúcar en sangre es demasiado alto, es posible experimentar:

  • Más sed
  • Muchas ganas de orinar
  • Sequedad en la boca
  • Fatiga
  • Náuseas y vómitos
  • Mal aliento
  • Latidos cardíacos acelerados

Por el contrario, al bajar el azúcar, una hormona avisa al hígado para que la libere. Si eso no ocurre, sufrimos hipoglucemia (glucosa baja) y podemos sentir hambre, temblor, mareos, debilidad o ansiedad.

Cómo evitar la diabetes del adulto

Hay algunos alimentos y hábitos que, dentro de un plan de estilo de vida saludable,  pueden ayudar cuando el azúcar en sangre está alto de forma permanente y se padece el estado previo a la diabetes del adulto, la pre-diabetes:

Aguacate. Reduce la resistencia a la insulina y ayuda a prevenir la diabetes tipo 2, según un estudio de la Universidad de Guelph (Canadá).

Cerezas. Se ha comprobado que sus antocianinas pueden reducir los niveles de azúcar hasta en un 50%.

Bacalao. Una investigación reciente afirma que su consumo ayuda a controlar y prevenir la diabetes.

Legumbres. Mejoran el control del azúcar y disminuyen el riesgo de enfermedad coronaria en personas que tienen diabetes tipo 2.

Ejercicio. Está muy recomendado en la diabetes tipo 2, porque mejora la resistencia a la insulina. Recomiendan una actividad física diaria.

No obstante, el ejercicio intenso de larga duración puede provocar bajadas de azúcar en sangre. En el caso de diabetes tipo 1, hay que consultar con un médico qué actividad y cuándo es mejor practicarla, para ajustar las dosis de insulina necesarias.

Qué comer cuando la glucosa está baja

Cada pocas horas. Comer pequeñas porciones de alimentos a lo largo del día. No estar más de tres horas sin comer ayuda a evitar que baje el azúcar.

Dieta equilibrada. La alimentación debe ser variada e incluir proteínas (pescado, carne, huevos), lácteos, fibra (fruta, verdura, legumbres) y carbohidratos.

Dulces. Tomar un pastelito no beneficia cuando nos da un bajón de azúcar, porque sus grasas hacen que el azúcar llegue más tarde a la sangre. Es preferible agua con azúcar o un zumo.

Consecuencias de la glucosa alta

Existen consecuencias a largo plazo para los niveles de glucosa no regulados, como ocurre en la diabetes del adulto. Puede provocar una variedad de afecciones, que incluyen:

Neuropatía (daño en sistema nervioso)

Enfermedad cardiovascular, que puede llevar a la amputación de miembros como el pie, por falta de riego sanguíneo

Ceguera

Infecciones de la piel

Problemas en las articulaciones y extremidades (sobre todo, en los pies)

Deshidratación severa

Coma

Las complicaciones más graves de la hiperglucemia incluyen cetoacidosis diabética (se descompone la grasa rápidamente) y síndrome hiperosmolar hiperglucémico (deshidratación extrema).

Como ves, siempre será mejor prevenir que curar. Así, es más fácil lidiar con los problemas del azúcar en sangre antes de que sea tarde y desarrollen una diabetes.

Llevar una dieta sana y equilibrada, mantenerse activo y dormir lo suficiente son tres pilares básicos para mantener equilibrada la glucosa.

Sin embargo, para las personas con diabetes esto no es suficiente y deben controlar de cerca sus niveles de glucosa, ya que puede aumentar el riesgo de complicaciones.

Prevenir es la mejor medicina. 
Haz el test de la app.

Fuentes:

Everything You Need to Know About Glucose. Medically reviewed by Elaine K. Luo, M.D., specialty in internal medicine — Written by Kathleen Pointer on March 24, 2017. https://www.healthline.com/health/glucose#how-glucose-works

Avocado-derived avocadyne is a potent inhibitor of fatty acid oxidation. Matthew Tcheng, Mark D Minden, Paul A Spagnuolo. J Food Biochem. 2021 Aug 16; e13895. Doi: https://doi.org/10.1111/jfbc.13895

Guidelines. E-library. International Diabetes Federation. https://www.idf.org/e-library/guidelines/128-idf-clinical-practice-recommendations-for-managing-type-2-diabetes-in-primary-care.html