Un nuevo código en forma de semáforo marcará en breve todos los alimentos envasados. Esta información nutricional puede ayudarnos a elegir mejor los productos más sanos.  Te ayudamos a descifrarla.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas dispuestos a resolver todas tus dudas. Pregúntales registrándote aquí.

Nutriscore

El Ministerio de Sanidad ha implantando recientemente el Etiquetado Nutricional Frontal, que servirá de referencia de la calidad nutricional de los alimentos y bebidas, siguiendo las recomendaciones de la OMS y la UE.

Esta información permite que podamos comparar productos semejantes de forma sencilla y tomar una decisión motivada para seguir una alimentación más saludable.

El código Nutriscore, también llamado logotipo de cinco colores, consiste en un gráfico con coloración gradual del verde al rojo en cinco niveles al estilo de un semáforo. Cada producto destaca el color que le corresponde en función de su contenido en azúcares, grasas saturadas, sal, calorías, fibra y proteínas. Los colores verdes identificarán los alimentos más saludables y los rojos, los de menor calidad nutricional.

No obstante, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) considera que este método podría generar cierta confusión. Defiende que la información sobre la calidad nutricional ha de prevalecer sobre la información de los nutrientes, puesto que por ejemplo el aceite de oliva extra virgen obtiene una D en Nutriscore (pero se trata de un gran alimento).

Aunque el Nutriscore puede orientarnos a la hora de optar por uno u otro envasado, una cesta repleta de productos con etiqueta ‘verde’ no es la solución más recomendada. Y es que los procesados no deben sustituir nunca a los frescos.

Qué es la nutrición

La nutrición es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades dietéticas del organismo. Tal y como nos recuerda la Organización Mundial de la Salud, una buena nutrición (dieta equilibrada combinada con ejercicio físico regular) es vital para una salud óptima.

Por el contrario, una mala nutrición puede disminuir nuestra inmunidad, aumentar la vulnerabilidad ante enfermedades, así como alterar el desarrollo físico y mental y reducir nuestra productividad.

Asimismo, la nutrición comprende los procesos del organismo tras la ingestión de un alimento. Por ello es fundamental analizar cómo se absorben y se emplean los componentes de los alimentos (llamados nutrientes), para las personas funcionemos, crezcamos y nos movamos.

Valor nutricional de los alimentos

Los alimentos proporcionan las vitaminas, los minerales, fibra, proteínas y otros principios necesarios para el organismo y la flora intestinal.

Escoger adecuadamente alimentos frescos, naturales y con valor nutricional, y descartar aquellos ultraprocesados (con azúcares refinados, grasas saturadas, sal, aditivos…) que pueden llegar a provocar enfermedades en un futuro (diabetes, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, obesidad, ciertos tipo de cáncer, etc.).

De esta manera, una alimentación sana y nutritiva es aquella que más cerca está de la naturaleza. Es decir, la que nos brinda alimentos que nos ofrece la Tierra en su estado más simple y menos procesado (frutas, verduras, semillas, etc.)

Cómo leer las etiquetas de los alimentos

La etiqueta de información nutricional de los alimentos y bebidas envasadas es una herramienta útil para conocer lo que consumimos. Entender lo que incluye puede ayudarnos a tomar las decisiones relacionadas con los alimentos que mejor beneficien nuestra salud:

1. Tamaño de la porción: muestra cuántas porciones hay en el paquete y cuántos gramos tiene cada una (por ejemplo, por 100g / 100ml). Generalmente, un paquete contiene más de una porción de alimento.

2. Cantidad de calorías: equivalen a una porción del alimento. Ten en cuenta que aunque un producto no contenga grasa no necesariamente significa que no contenga calorías. El valor energético se expresa en kilojulios (kJ), seguido por el valor en kilocalorías (kcal).

3. Porcentaje de valor diario: esta sección informa de cómo los nutrientes en una porción de alimento contribuyen a una dieta diaria de 2.000 calorías (aquí también influye el nivel de actividad física). La cantidad de nutrientes se expresa en gramos (g). Si tiene 5% del valor diario, es pobre en ese nutriente. Mientras que si tiene 20% o más, es rico en ese nutriente.

4. Limita: comer demasiadas grasas (sobre todo saturadas, colesterol y sodio) puede aumentar el riesgo de contraer enfermedades crónicas. Las grasas trans se fabrican cuando se hidrogenan aceites líquidos, como la mantequilla o algunas margarinas.

5. Consume más: intenta consumir cantidades adecuadas de fibra, vitamina A, vitamina C, calcio y potasio todos los días, puesto que son nutrientes esenciales para mantener una salud óptima y resistente.

Hagamos lo que harían nuestras abuelas: 
más mercado y menos supermercado.

 

Fuentes:

– Organización Mundial de la Salud

– Buena Vida, El País

– Gaceta Médica

– Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición

– El logotipo nutricional NutriScore en los envases de los alimentos puede ser una herramienta útil para los consumidores españoles, Revista Española de Nutrición Comunitaria.

– Cómo usar la etiqueta de información nutricional, US Food and Drug Administration (FDA)

– Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)