Una alimentación saludable aporta muchos beneficios en la salud. Sin embargo, para algunas personas puede convertirse en algo obsesivo que les impide disfrutar de la vida. Se convierte así en un comportamiento obsesivo conocido como ortorexia.

En  AXA Health Keeper  te ofrecemos ayuda  psicológica  si la necesitas y te enseñamos a comer bien con nuestros  endocrinos y nutricionistas . Regístrate aquí .

Cada vez hay más conciencia sobre la importancia de mantener una alimentación saludable . El interés hacia los temas nutritivos ha motivado a muchas personas a seguir un estilo de vida saludable. Aunque este interés hacia temas nutritivos es algo positivo, en ocasiones puede provocar el efecto contrario.

Conseguir una “alimentación perfecta” puede llevar a cabo algunas personas a recurrir a comportamientos obsesivos y métodos de dieta peligrosa.

Ortorexia, obsesión por comer sano

La ortorexia nerviosa lleva la alimentación saludable a extremos insalubres. Aunque este término, acuñado por el doctor Steven Bratman en 1990, no está reconocido como trastorno alimentario como son la bulimia o la anorexia, sí se basa en comportamientos similares a estos.

La diferencia es que las personas con ortorexia se obsesionan con una alimentación saludable y se preocupan por evitar alimentos que consideren insalubres o impuros.

Esta obsesión se concentra en aspectos sobre cuánto comen, cómo se preparan ciertos alimentos y de dónde proceden. El enfoque no es perder peso (como la anorexia, que se preocupa por la cantidad) sino llevar una alimentación saludable y se persigue sobre todo la calidad. Las elecciones dietéticas se hacen en una obligación y pueden causar angustia y ansiedad cuando la persona tiene que desviarse de su elección de alimentos.

Seguir una dieta equivocada y obsesionarse con ciertos productos puede hacer que no se consuman grupos de alimentos necesarios si se perciben como “poco saludables”. El hecho de que las personas sigan dietas extremas basadas en la calidad de los alimentos conduce a una alimentación desequilibrada y déficits nutricionales.

Síntomas de la ortorexia

La ortorexia, por tanto, no solo es cuidar lo que se come, sino que es llegar a un nivel que tiene importantes impactos negativos que pueden incluir varios síntomas:

  • Ansiedad a la hora de las comidas .
  • Sentimiento de culpa y ansiedad cuando no se cumplen las reglas de la alimentación autoimpuesta.
  • Sensación de pánico al ver a las personas de alrededor que consumen alimentos poco saludables.
  • Pérdida de la capacidad de saber cuándo se tiene hambre o cuánto comer.
  • Control compulsivo de las listas de ingredientes y las etiquetas de información nutricional.
  • Rechazo de alimentos e ingredientes como los que no son ecológicos, alimentos que contienen aditivos, azúcar refinado, cualquier producto procesado o envasado, alimentos ricos en carbohidratos, carne y productos cárnicos o recetas que no hayan preparado ellos mismos.

La diferencia entre seguir una alimentación saludable y la ortorexia es la obsesión y cuando esta empiece a afectar la vida cotidiana de una persona. Tiene características similares al trastorno obsesivo compulsivo (TOC), la ansiedad y la anorexia.

Un médico, psicólogo o dietista pueden diagnosticar el problema hablando con la persona y revisando sus síntomas y hábitos alimentarios. También puede ser necesario un examen físico de rutina y un análisis de sangre para verificar deficiencias nutricionales y otras complicaciones.

Ortorexia nerviosa tratamientoTratamiento para la ortorexia

Aunque no existe un tratamiento oficial diseñado específicamente para alguien que sufre ortorexia, algunos tratamientos pueden ser efectivos para ayudar a liberar esta obsesión:

  • Terapia cognitivo-conductual: aunque, como hemos dicho, la ortorexia no se considera un trastorno alimentario, este tipo de terapia puede ayudar a comprender mejor qué está ocurriendo y compartir estos temores. Este tratamiento puede ayudar a cambiar los patrones de pensamiento obsesivo sobre la comida y, además, tratar cualquier condición mental existente, como depresión o trastornos de estrés y ansiedad. El psicólogo te puede ayudar a superar los aspectos emocionales.
  • Asesoramiento nutricional : el tratamiento para la ortorexia también incluye educación sobre los distintos nutrientes que se necesitan para mantener una buena salud. Un nutricionista puede ayudar con esta parte del plan de tratamiento.

Te animamos a cuidarte. Mantén una alimentación saludable y realiza ejercicio físico de manera equilibrada, sin caer en comportamientos obsesivos.

¿Quieres calcular tu nivel de estrés? Puedes hacerlo con nuestro test de estrés aquí .

Fuentes:

  • Escuela de Medicina de Harvard
  • Asociación Americana de Psicología (APA)