Comer saludablemente está de moda. No es una cuestión sólo estética, para mantenerte en tu peso y verte mejor, sino que se trata de conseguir que tu dieta repercuta en tu salud y consiga que vivas más años y tu calidad de vida sea óptima. En una dieta equilibrada no pueden faltar los alimentos integrales. ¿Y eso por qué?

Los alimentos integrales son aquellos que llevan cereales en su composición. Los cereales son granos que crecen en espiga como la cebada, el trigo, la avena, el maíz, el centeno, el arroz, el quinoa, el mijo..etc

En AXA Health Keeper encontrarás endocrinos y nutricionistas que te ayudarán a hacer un plan personal. Regístrate aquí.

Cereales integrales.

El grano del cereal tiene tres partes: El germen, el endosperma y el salvado.

El cereal blanco es aquel al que se le retira el salvado, que es como la piel de fuera, y un producto integral lleva el grano entero.

Las harinas con las que se realiza el pan, la pasta, o las galletas y los cereales de desayuno, como copos, muesli, arroz inflado, etc, pueden ser refinados o integrales.

Los principales nutrientes de los cereales integrales son: Fibra, vitaminas del grupo B, vitamina E, ácido fítico (prebiótico), compuestos fenólicos, proteínas vegetales, calcio, magnesio o potasio.

Pero vamos al grano.  😉  

¿Qué efectos tienen los alimentos integrales en tu salud?

  • Ayudan a mejorar el tránsito.
  • Ayudan en dietas de adelgazamiento, pues sacian más con menos calorías.
  • Regulan el azúcar en sangre, importante en diabéticos.
  • Entorpecen la absorción de grasas y ayudan a regular el colesterol.
  • Estimulan la regeneración de la flora bacteriana (gracias al ácido fítico).
  • Disminuyen el riesgo de cáncer de colon.
  • Ayudan en el mantenimiento de los vasos y en el trabajo cardiovascular.

Ahí van unas ideas:

Desayunos:

Rodaja de piña. Bol de leche desnatada con copos de avena integral.

Zumo de naranja. Café con leche desnatada. Tostada de pan de cereales con mermelada de naranja amarga.

Media mañana: una naranja o una manzana.

Comida:

Pasta integral con calabacín, pimiento, cebolla y champiñones. 40 gramos de pan de centeno. Un yogur desnatado.

Pastel de quinoa, espinacas y queso. 40 gramos de pan de maíz. Una mandarina.

Merienda: Bol de frambuesas o tosta de pan de avena con queso fresco.

Cena:

Ensalada de arroz integral con pavo cocido, tomate y calabacín. Un bol de fresas.

Sopa de ave con fideos integrales. Una tortilla. Cinco colines integrales. Un yogur desnatado.

¡¡¡Pásate al integral y disfruta de todos sus beneficios!!!En AXA Healkeeper queremos que aprendas a comer bien.