Una infección de orina es una proliferación de gérmenes en el tracto urinario. Esa infección puede venir desde el exterior, que es la forma más frecuente o ser una infección de los riñones a través de la sangre.

En AXA Health Keeper vamos a darte consejos para intentar evitar que aparezca y saber qué hacer si la sufres. Busca a nuestros profesionales para que te asesoren. Puedes registrarte aquí.

¿Qué es una infección de orina y cómo se produce?

La orina es un líquido que no contiene microorganismos, y así mismo la uretra, que es el conducto por donde sale, contiene una cantidad mínima de bacterias, por lo que las infecciones tienen que venir de otra parte. Así pues, se pueden diferenciar:

  • Cistitis o infección de la vejiga.
  • Uretritis si es la uretra la que es colonizada por microorganismos. Se consideran Infecciones del tracto urinario inferior.(ITUI)
  • Prostatitis, en el caso de infección de la próstata. (sólo en hombres)
  • Pielonefritis que normalmente afecta a los dos riñones y es una infección de vías urinarias altas.
  • Infecciones urinarias complicadas, con otra patología como inmunosupresión o problemas metabólicos.
  • También hablamos de bacteriuria cuando es la orina la que está infectada por bacterias.
  • Infecciones recurrentes cuando se repiten a causa del mismo agente o por contagios diferentes, incluso crónica si su duración se prolonga más allá de varios meses.

Factores de riesgo que predisponen a sufrir infecciones de orina.

  • Una obstrucción del tubo urinario, por un cálculo, por ejemplo.
  • Una próstata dilatada que dificulta la salida normal de la orina.
  • Deformaciones en el tracto urinario.
  • Personas sondadas durante un tiempo, por una prueba o enfermedad.
  • Personas mayores que tengan problemas de retención o personas impedidas que no controlen a voluntad los esfínteres.

Infección de orina en hombres.

Si bien por su anatomía es menos frecuente una infección urinaria en hombres, cuando sucede, las infecciones de los varones suelen ser más resistentes a los antibióticos y esto significa que el tratamiento debe ser más largo, las revisiones más exhaustivas y el riesgo de complicaciones es algo mayor. Por ello los hombres deben poner un cuidado especial, sobre todo en el caso de niños y mayores de 70.

¿Qué síntomas cabe esperar si tienes una infección de orina?

Aunque en un principio puede ser asintomática lo más frecuentes es:

  • Necesidad de orinar frecuentemente.
  • Sensación de que no se vacía del todo la vejiga.
  • Picazón o escozor al orinar.
  • Color turbio de la orina.
  • Sangre u olor desagradable en la orina.
  • Fiebre, escalofríos, debilidad.
  • Irritación.
  • Falta de sueño y de apetito, sobre todo en los niños.

agua, limón, infección de orina

¿Qué podemos hacer para prevenir una infección?

  • Bebe mucho líquido, para estimular el trabajo renal, diluir la orina y producir más cantidad.
  • No aguantes las ganas de orinar.
  • Orina y limpia la zona tras el coito.
  • Evita permanecer mucho tiempo con ropa mojada.
  • Seca adecuadamente la zona tras la ducha.
  • Procura utilizar jabones con pH neutro para limpiarte. Así no alterarás el manto ácido.
  • Evita la ropa interior sólo de licra y la ropa excesivamente ajustada.
  • Toma alimentos con vitamina C, que evita la cistitis, como cítricos y verduras y alimentos que mantiene el pH de la orina como los arándanos, las frambuesas o las moras.

El tratamiento normalmente consiste en la administración de un antibiótico concreto para las infecciones de orina, habitualmente por vía oral. En el caso de infección por hongos se tratará con un antifungicida y si fuera un virus el causante, se puede combinar un antiviral con un antibiótico para evitar sobreinfecciones. También se puede tomar algún antiinflamatorio que reduzca el dolor y el malestar. Siempre bajo prescripción médica y tras una analítica de orina que confirme el diagnostico.

El ejercicio suave, como caminar o practicar yoga, puede aliviar los síntomas iniciales. No se recomienda ir a nadar durante unos días y evitar los ejercicios de alto impacto como correr o hacer crossfit. Tampoco la bicicleta, porque puede ser muy molesto. Según la infección vaya pasando, que puede ser en unos tres o cuatro días, se podrá recuperar la actividad normal.

Mientras lo necesites AXA Health Keeper estará a tu lado asesorándote con los mejores profesionales.