Has oído muchas veces que no debes saltarte el desayuno. Y lo comprendes. Llevas muchas horas en ayuno y hay que aportar energía al cuerpo. Pero… dentro de una dieta saludable, ¿qué pasa con la cena? ¿es conveniente cenar? ¿se puede pasar sin tomar nada? Claramente no. Debemos cenar.

Consecuencias de no cenar

Ya sabemos que la cena debe ser más ligera que la comida, porque tras ella, te esperan horas de descanso y no vas a gastar muchas calorías. Incluso puedes realizar cenas para adelgazar o controlar mejor tu peso, combinando nutrientes sanos y de manera equilibrada.

Recuerda por tanto que:

  • Debes cenar temprano, para que no te acuestes haciendo la digestión, y eso fraccione tu sueño.
  • Debes cenar ligero, porque el exceso de caloría se acumulará y evitará que puedas controlar el peso.
  • Debes cenar proteínas magras como huevo, pavo o pollo que se digieran fácil y produzcan saciedad.
  • Consume verdura y/o fruta que aporte fibra y agua para mejorar el tránsito.
  • Los hidratos de carbono es mejor que sean complejos, como algo de pan, pasta o arroz integral.
  • Evita los azúcares simples y los alimentos muy grasos.
  • Termina con un lácteo que te ayude en la digestión e induzca el sueño.
  • Introduce alimentos ricos en triptófano que favorecen el descanso, como lácteos desnatados, plátanos, frutos secos o cereales integrales, además del huevo y el pollo.

No tomar absolutamente nada para cenar no es una buena idea. ¿Sabes por qué?

  • No dormirás bien, porque es posible que a media noche te despiertes con molestias digestivas por el propio vacío.
  • Sentirás sed, lo que hará también que fracciones el sueño.
  • Te levantarás con mucha hambre y un deseo de tomar algo dulce. Esto favorecerá que tu desayuno sean más copioso y posiblemente insano.
  • Todo lo que desayunes será aprovechado por tu organismo y almacenado por si vuelve a haber un período largo de ayuno. El cuerpo se vuelve ahorrador.
  • A la larga tu metabolismo se ralentizará y eso hará más difícil que puedes bajar de peso.

Tranquilo, si has comido mucho o has tomado una merienda copiosa, lo que debes hacer es compensar y tomar un yogur y una fruta. O una ensalada ligera.

Te vamos a dar algún ejemplo de cómo debe ser una cena ligera, equilibrada y saludable.

Cómo debemos cenar: cena ligera

Receta de cena ligera.

  1. Judías verdes salteadas con jamón. Queso fresco con un kiwi.
  2. Tortilla de espárragos y ajos tiernos. Un tomate en ensalada. Un yogur desnatado.
  3. Calabacín a la plancha. Merluza al horno. Una pera.
  4. Pechuga de pollo a la plancha con guisantes. Una cuajada.
  5. Puré de calabaza. Empanadillas de atún. Dos mandarinas.
  6. Ensalada verde. Atún a la plancha. Yogur de frutas.
  7. Consomé de verduras. Revuelto de setas. Un tazón de fresas.

Aprende a comer bien con AXA Health Keeper. Bienvenido al mundo de los ganadores.

En AXA Health Keeper nos encanta que te hagas estas preguntas y nos dejes ayudarte a contestarlas. Conoce a nuestros endocrinos y nutricionistas registrándote en la plataforma. Pincha aquí.