Si te gusta el chocolate, estás de enhorabuena, porque además de disfrutar de un alimento delicioso, tu salud puede mejorar con cada bocado.

En Axa Health Keeper tienes endocrinos y nutricionistas que pueden ayudarte a configurar una dieta adaptada a tus necesidades y a tu estilo de vida.

Comer chocolate

El cacao, cuyo nombre científico en latín es Theobroma cacao, que significa “alimento de los dioses“, fue unos de los descubrimientos de América importados al viejo continente en el siglo XVI. Se cree que fue Carlos I quien tuvo la idea de mezclarlo con azúcar, con lo que nació el chocolate que conocemos hoy.

El chocolate que comemos se define como “el producto obtenido por la mezcla íntima y homogénea de cantidades variables de cacao en polvo o pasta de cacao (como mínimo el 35%) y azúcar finamente pulverizada, adicionada o no de manteca de cacao”, según la directiva del Parlamento Europeo.

Por ello, hay que fijarse bien en la etiqueta. El cacao debe aparecer como primer ingrediente de la lista (pasta o manteca de cacao) y, el azúcar, el último. De esta manera, nos aseguramos de que posea flavonoides, unos pigmentos con propiedades antioxidantes muy beneficiosas para el organismo.

Propiedades del chocolate

1. Bueno para el corazón: los polifenoles del cacao ayudan a mantener la elasticidad de los vasos sanguíneos, mejorando el flujo sanguíneo.

2. Mejora las defensas: componentes del cacao pueden estimular la defensas naturales. Una ración de cacao en polvo aporta más antioxidantes que el té verde.

3. Favorece el sueño: la mezcla de manteca de cacao con azúcar permite que el organismo absorba mejor el triptófano, un precursor de la melatonina, la hormona que nos proporciona relajación y nos induce al sueño.

4. Beneficia la memoria: los flavonoles (derivados de los flavonoides con propiedades antioxidantes y antiinflamatorias)pueden proteger las neuronas y mejorar el riego sanguíneo.

5. Disminuye el colesterol: los flavonoides y la teobromina elevan el colesterol “bueno” (HDL) y contribuyen a reducir el “malo” (LDL). Al ser un alimento de origen vegetal, su grasa no hace aumentar la tasa de colesterol en sangre.

6. Previene la diabetes: según la Sociedad Española de Nutrición, los flavonoles podrían ayudar a retrasar la progresión de la diabetes tipo 2, al frenar la pérdida de masa y función de las células beta del páncreas, causada por esta enfermedad.

7. Sube el ánimo: la sensación placentera que puede causar el consumo de chocolate se debe a que el cacao contiene feniletilamina, una sustancia que desencadena en el cerebro un estado de bienestar emocional transitorio.

8. Regula el tránsito intestinal: su alto contenido en fibra ayuda a regular el tránsito intestinal y tiene un efecto saciante que puede ser útil para controlar el peso, de acuerdo con el Observatorio del Cacao.

9. Calma la mente: la Fundación Española de la Nutrición sostiene que el chocolate ha sido sucesivamente recomendado para enfermos depresivos y pacientes con estrés.

 

Calorías del chocolate

Las características nutricionales del chocolate son básicamente tres: tiene una alta densidad calórica, grasas saturadas y azúcar. Eso sí, cuanto más cacao tiene el chocolate, menos azúcar y más grasa.

Por cada 100 gramos de porción comestible hay:

518 kilocalorías

7,8 proteínas

58,3 hidratos de carbono

Qué chocolate es mejor

No todo el chocolate es igual de saludable. Cuanto mayor sea su contenido de cacao, mejor. Analizamos los diferentes tipos de chocolate que podemos encontrar:

Negro: es el más aconsejable, ya que contiene un 70% o más de cacao. De hecho, se considera óptimo un 85%.

Con leche: la cantidad de cacao es variable. Hay que chequear la etiqueta. Un alto contendido en grasas saturadas reduce las propiedades beneficiosas del cacao.

Blanco: no es exactamente chocolate, sino una preparación de manteca de cacao grasa con leche en polvo y azúcar.

Cacao soluble: su principal ingredientes es el azúcar, que supone entre el 60-75% y la cantidad de cacao ronda el 20%.

Crema de cacao: la cantidad real de cacao es realmente mínima, por lo que no es conveniente comerla de forma habitual.

A la taza: su contenido de cacao no supera el 50% y se trata de una preparación que incorpora azúcar y espesantes. Elige la opción sin azúcar añadido.

Se considera un buen chocolate aquel que hace ‘crac’ al romperse, tiene un color oscuro y uniforme, se funde fácilmente en la boca y no deja las manos o el paladar grasoso.

Recomiendan el consumo de chocolate negro en pequeñas porciones, es decir, menos de 2 onzas de la tableta (30 gramos) son más que suficientes en un día.

Recuerda que los beneficios del cacao no resultan tan ventajosos para el organismo si no se acompañan de una alimentación equilibrada y la práctica de ejercicio físico regular.

¿Sabías que no hay evidencias de que el chocolate produzca acné? Es más, la manteca de cacao es un principio muy usado en cosmética por sus propiedades emolientes y nutritivas.