Aprende a prevenir los trastornos intestinales durante los meses de calor.
Uno de los problemas de salud más comunes en verano son los trastornos de intestino irritable, producidos por alimentos contaminados y/o consumidos en crudo, alimentos estropeados por el calor, o alimentos con una higiene deficiente.
Las enfermedades de este tipo más fáciles de encontrar en verano son:

  • Salmonelosis. Es una enfermedad grave producida por una bacteria denominada Salmonella. Se contaminan alimentos como huevos y carne de pollo. Produce náuseas, vómitos, fiebre con escalofríos y dolores musculares.
  • Diarrea aguda. Es más leve. Produce deposiciones líquidas, abundantes y repetidas. Cuidado en bebés y en ancianos por el riesgo de deshidratación.
  • Gastroenteritis. Es un cuadro que combina diarrea aguda con vómitos y fiebre. Produce retortijones muy molestos previos a la deposición.
  • Síndrome urémico hemolítico. Producido por la bacteria Escherichia Coli, infecta carnes poco cocinadas o productos lácteos no pasteurizados. Puede ser grave en niños y produce fiebre alta, vómitos, diarrea, sangre en heces, debilidad y poca orina o falta de ella.

Los deportistas que realizan pruebas de alta intensidad bajo altas temperaturas pueden sufrir cuadros digestivos, con o sin deshidratación añadida.
¡Atento!

  • Reflujo gastroesofágico en deportes aeróbicos como carrera.
  • Diarrea de origen fisiológico, relacionada con deportes de larga duración y que revierte por sí sola. Precisa beber muchos líquidos y sales.
  • Sangrado gastrointestinal en corredores de larga distancia o sesiones muy intensas, debido a la redirección de flujo sanguíneo.

Para tu tranquilidad, recuerda que en Health Keeper by AXA tienes atención médica telefónica las 24h del día.
¿Qué puedes hacer para evitar la aparición de todos estos problemas de salud?

  • Lava los alimentos a consumir frescos con agua y unas gotas de lejía o vinagre.
  • Mantén la cadena de frío de los alimentos que deban estar refrigerados.
  • No consumas alimentos caducados, o si han estado a temperatura ambiente.
  • Evita consumir salsas o alimentos con huevo en restaurante o bares sin seguridad. Sobre todo mayonesas o tortillas.
  • Bebe sólo agua embotellada.
  • No compres comida expuesta en un expositor donde da el sol.
  • Lávate las manos con agua y jabón antes y después de cocinar o manipular alimentos crudos.

Consulta siempre con el médico ante los primeros síntomas, para evitar una progresión más grave del trastorno y sigue sus indicaciones en todo momento.
En Health Keeper by AXA tienes acceso a médicos y especialistas y orientación médica telefónica las 24h del día. Conócenos descargando la aplicación aquí.
Bienvenido al mundo de los ganadores.