La dieta cetogénica consiste en ingerir muy pocos carbohidratos y en conseguir que gran parte de la energía proceda de las grasas, con un consumo moderado de proteína. Este tipo de dieta persigue perder peso rápidamente, pero ¿es la forma más efectiva de hacerlo?

Regístrate en AXA Health Keeper y deja que nuestros endocrinos y nutricionistas te guíen y te enseñen a comer de forma equilibrada y sana.

Qué es la dieta cetogénica

La dieta cetogénica, también llamada dieta “keto”, se caracteriza por ser baja en carbohidratos y alta en grasa. Su objetivo es perder peso de forma rápida priorizando los alimentos grasos que proporcionan hasta el 90 % de las calorías diarias. Al estar tanto tiempo confinados en nuestras casas, puede que hayamos cogido unos kilos de más y esta sea una de las dietas en las que estemos pensando. Te contamos más sobre ella.

El consumo de productos “keto” persigue inducir al cuerpo a la cetosis. En este estado, el organismo se ve obligado a buscar fuentes alternativas de energía ante la ausencia de hidratos de carbono: en lugar de depender del azúcar (glucosa) que proviene de los carbohidratos, utiliza cuerpos cetónicos, un tipo de combustible que el hígado produce a partir de la grasa almacenada. Esto fuerza al cuerpo a descomponer las proteínas y las grasas para obtener energía, lo que puede hacer perder peso.

Además de usarse para bajar kilos, este tipo de dieta está orientada a ayudar a reducir la frecuencia de las crisis epilépticas en los niños. Pero, tal y como reconoce la Harvard Medical School, solo se han estudiado los resultados a corto plazo. En este sentido, los expertos advierten que lograr que el hígado produzca cuerpos cetónicos es complicado y, en general, alcanzar un estado de cetosis lleva unos días.

Productos Keto: Que son Alimentos

Alimentos keto

En una dieta cetogénica, los nutrientes suelen dividirse aproximadamente en: un 55 % a 60 % de grasa, un 30 % a 35 % de proteína y entre un 5 % y un 10 % de carbohidratos. En una dieta de 2.000 kilocalorías por día, los carbohidratos suman de 20 a 50 gramos al día. Por tanto, el requerimiento de grasa en una dieta cetogénica es alto.

Y ¿qué tipo de alimentos se recomiendan en una dieta cetogénica?

  • Grasas: se aconsejan grasas saturadas como la mantequilla, aunque también están permitidas algunas grasas insaturadas como almendras, semillas, tofu y aceite de oliva.
  • Proteínas: no se discrimina entre alimentos con proteínas magras y proteínas con alto contenido en grasas saturadas, como la carne de tocino y de res.
  • Verduras (ricas en carbohidratos): se limitan a las de hoja verde como la col rizada o las espinacas, coliflor, brócoli, espárragos, pimientos, cebolla, pepino y apio.

Riesgos de la dieta cetogénica

Hay muy poca evidencia que demuestre que este tipo de alimentación sea efectiva o segura a largo plazo para cualquier otra cosa que no sea la epilepsia. Además, las dietas muy bajas en carbohidratos tienden a tener más efectos secundarios, como estreñimiento, dolor de cabeza, náuseas, fatigas, mareos, etc.

Por otra parte, cumplir con los requisitos de esta dieta keto comporta exponerse a ciertos riesgos:

  • Pobreza nutricional: seguir las pautas de la dieta keto implica eliminar muchos alimentos saludables, lo que dificulta satisfacer las necesidades de micronutrientes.
  • Cambios metabólicos: los carbohidratos son la fuente principal de energía de los tejidos del cuerpo. Cuando este se ve privado de los 50 gramos al día, la secreción de insulina se reduce de manera significativa. El organismo entra entonces en un estado catabólico y las reservas de glucógenos se agotan. Esto obliga al cuerpo a experimentar ciertos cambios metabólicos, uno de ellos la cetogénesis, que intenta proporcionar una fuente alternativa de energía en forma de cuerpos cetónicos.
  • Elevado colesterol LDL (el “malo”): la dieta cetogénica, al ser rica en grasas saturadas, se asocia también con un aumento del colesterol LDL “malo”, relacionado con enfermedades del corazón. Además, al tener que metabolizar tanta grasa, puede empeorar cualquier condición hepática existente.
  • Sobrecarga en los riñones: los riñones, que ayudan a metabolizar las proteínas, pueden sobrecargarse con esta dieta.

En definitiva, la dieta cetogénica se centra en la pérdida de peso a corto plazo en lugar de buscar beneficios para la salud a largo plazo. Por lo tanto, recuerda consultar con el médico o el nutricionista para que te ayude a seguir una alimentación saludable. Y no olvides complementarla con la práctica de ejercicio físico regular.

¿Quieres saber si tienes un estilo de vida saludable? Puedes hacer 
nuestro test de estilo de vida saludable en nuestra app.

Fuentes:

  • Harvard Medical School
  • Mayo Clinic