El ajo o Allium Sativum es una planta bulbosa cuyo origen se encuentra en Asia central, pero que ya en la antigua Grecia se nombraba en algunos libros por sus propiedades medicinales. El bulbo comestible, se utiliza en cocina desde hace miles de años como complemento alimenticio, pero mucha gente desconoce todas las propiedades del ajo para la salud. Además, descubre la variedad más de moda, el ajo negro. Te explicamos también las propiedades del ajo negro.

En AXA Health Keeper encontrarás endocrinos y nutricionistas para que aprendas a comer bien. Puedes registrarte aquí mismo.

Propiedades del ajo

  • Gracias a su contenido en quercetina, un flavonoide común en ajos y cebollas:
    Mejora la circulación sanguínea por sus propiedades antiagregantes, lo que reduciría el riesgo de formación de coágulos.
    Favorece la eliminación de toxinas, por lo que se le considera un purificante de la sangre.
    Ayuda a reducir el colesterol malo.
  • Es muy diurético, lo que previene la retención de líquidos y la hinchazón abdominal.
  • Contiene aliína, que es un aminoácido azufrado responsable del sabor punzante y que tiene propiedades antisépticas y antioxidantes. Además, podría prevenir la aparición de algunos tipos de cáncer, como asegura el Instituto Nacional del Cáncer (USA) a raíz de los últimos estudios realizados al respecto.
    La aliína se debe transformar en otro compuesto para ser utilizada, y eso sucede al chafar o cortar el ajo. Si se cocina en caliente la aliína no sería igual de efectiva.
  • Es rico en rutina, otro flavonoide que ayuda a combatir alergias y disminuye la presión arterial.
  • Es rico en vitaminas y minerales tan importantes como: Vitamina C, vitamina B6, magnesio, zinc o calcio.
  • El ajo es rico en fructosano, un componente de la fibra dietética que ayuda a mejorar la flora bacteriana.
  • Sus compuestos sulfurosos también ayudan a disminuir el ácido úrico, por lo que se recomienda su consumo en ataques de gota.
  • Es un buen digestivo, porque favorece el trabajo del hígado y el metabolismo de las grasas.
  • Debido a sus compuestos azufrados se le atribuyen propiedades descongestionantes y expectorantes.

En su uso externo el ajo se utiliza de forma tradicional para: el acné, las verrugas, los callos, hongos en las uñas o picaduras de insectos.

propiedades del ajo

Ajo negro propiedades

El ajo negro es el ajo común sometido a un proceso de fermentación natural por el cual obtiene un sabor y olor característico. Se necesita mantener el ajo blanco, durante al menos 45 días, en unas condiciones de humedad regulada y una temperatura constante entre 60-80 grados.

La idea surgió en Japón, pero hoy en día también se produce en España, donde la calidad del producto ha adquirido fama mundial.

Durante el proceso, el ajo pierde su olor fuerte que se convierte en un aroma suave, balsámico y similar al regaliz. Los dientes de la cabeza de ajo siguen estando tiernos y su sabor es armónico. En Japón lo denominan UMAMI, un quinto sabor intenso, duradero y agradable, como algunos tipos de setas y algas.

En oriente es un ingrediente habitual en cocina, e incluso se comercializan bebidas a base de ajo negro. En Europa, su uso es aún más reducido a algunos tipos de salsas y cocina de vanguardia.

Beneficios del ajo negro

Contiene numerosos aminoácidos y su poder antioxidante es el doble que el del ajo común. Ayuda a reforzar el sistema inmunológico y tiene, como el ajo blanco, propiedades antifúngicas, antispeticas y antibióticas. Se utiliza en platos dulces, sopas, guisos o ensaladas.

El Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, ha hecho estudios de población que muestran una asociación entre el aumento de la ingestión de ajo (blanco y negro) y un menor riesgo de ciertos tipos de cáncer: de colon, esófago, páncreas y mama.

Este tipo de estudio investiga las causas o incidencias de una enfermedad relacionando las ingestas dietéticas y nutricionales, hábitos de vida y la exposición ambiental. Analizando los resultados se muestra la posible relación entre la mayor cantidad de ajo crudo y cocido y el menor riesgo de algunos tipos de cáncer.

Al parecer los efectos protectores del ajo surgen de las propiedades antibacterianas y de la capacidad de bloquear y detener la activación de sustancias que causan cáncer, mejorar el ADN de reparación y así reducir la proliferación celular.

Aun así, es importante recalcar que el Instituto Nacional del Cáncer NO recomienda ningún suplemento dietético para la prevención del cáncer. Como siempre te recordamos, el ajo no es un medicamento, y debe consumirse dentro de una dieta equilibrada y variada. No hace milagros, ni cura ninguna enfermedad.

En AXA Health Keeper podrás acompañar tu dieta equilibrada con un buen ejercicio físico y ponerte en forma en nuestros gimnasios y con nuestros entrenadores personales.