Seguramente has oído en más de una ocasión que productos como la L-carnitina y otros, denominados “fat burners” pueden ayudarnos a quemar grasa corporal y por tanto a perder peso. ¿Es eso cierto? Si bien, hay muy pocos estudios científicos que lo avalan, hoy vamos a intentar explicar en qué se basan para hacer tales afirmaciones y te vamos a enseñar qué es la L-carnitina y cuándo tomarla.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas que van a asesorarte sobre tu dieta para que aprendas a comer bien y te mantengas sano y en forma. Regístrate aquí.

Los “fat burners” o quema grasas

Son unas fórmulas formadas por distintas sustancias químicas de diverso origen con la característica común de que metabolizan las grasas y protegen el hígado. Con ello se consigue una disminución del tejido adiposo, lo que unido a una dieta hipocalórica se traduce en una moderada pérdida de peso. Estas sustancias consiguen que no se pierda músculo, ya que para conseguir los efectos deseados siempre se deben acompañar de un ejercicio regular.

Además de la L-carnitina, aquí te dejamos otros ejemplos de estos quema grasas:

  • La colina. Que forma parte del neurotransmisor acetilcolina. Evita los depósitos grasas en el hígado, mejora los impulsos nerviosos, disminuye el colesterol, y además de como complemento la podemos encontrar en vísceras, germen de trigo, cítricos o levadura de cerveza.
  • Lecitina. Se obtiene de la soja o de la yema de huevo. Facilita la digestión de las grasas, mejora la elasticidad de las arterias, desintoxica el hígado y depura los riñones.
  • Metionina. Es un aminoácido esencial presente en soja, frutos secos, carnes, pescados, aves, lácteos… Sintetiza proteínas, metaboliza las grasas, participa en la regeneración del tejido hepático, y en la síntesis del material genético.
  • Piruvato. Mejora el rendimiento porque favorece el transporte de glucosa, aumenta la síntesis de glucógeno, y retrasa el umbral de fatiga. Incrementa la tasa metabólica y mejora la utilización de la grasa por parte del organismo.

Pros y contras de la L-Carnitina

Nunca sin supervisión médica

El consumo de este tipo de productos sin supervisión médica, puede ocasionarte muchos problemas de salud. Es muy lícito querer bajar de peso, pero siempre que queramos quemar más grasa debemos hacerlo con salud.

  • Nunca compres este tipo de productos en lugares donde no se certifique su origen y composición.
  • No mezcles productos a modo de fórmulas magistrales. La combinación puede ser tóxica.
  • No trates la obesidad incidiendo en el trabajo de la glándula tiroidea. Si no funciona bien deberás ponerte en tratamiento médico. Además las hormonas tiroideas sin control pueden producir osteoporosis.
  • Cuidado con el uso de prostaglandinas o laxantes que no van a conseguir que bajes de peso con salud y van a darte problemas intestinales.

Cuando tomar L-carnitina

La L-carnitina es un transportador de los ácidos grasos, para que sean convertidos en energía.

Para que el trabajo de la L-carnitina sea efectivo debe acompañarse de ejercicio físico moderado, de modo que el metabolismo estimule la movilización de los ácidos grasos. Se necesita al menos unos 40 minutos de ejercicio para que esto suceda, ya que como sabes primero se van a utilizar los depósitos de glucógeno.

Como tomar L-carnitina:

Se aconseja tomar L-carnitina a los 30 minutos antes de comenzar el entrenamiento.  Si vas a tomar L-carnitina líquida empieza unos 15 minutos antes de empezar y termina la bebida durante la sesión.  La dosis recomendada no debe exceder los 1000- 1500 mg al día.

Desde AXA Health Keeper queremos volver a recordarte que estos complementos debes consumirlos con aprobación y supervisión médica. No juegues con tu salud.