¿Qué aceite es más sano para cocinar?

El aceite es uno de los ingredientes básicos en cocina. Pero no todos los aceites son iguales, ni contienen el mismo tipo de grasa, por lo que debemos informarnos bien, y aprender a elegir el aceite más sano y más recomendable para llevar una dieta equilibrada y sana.
Los aceites más saludables, según los expertos son aquellos que contienen grasas insaturaradas, bien monoinsaturadas, que ayudan a disminuir el colesterol malo (LDL) y aumentar el bueno (HDL) o poliinsaturadas que protegen el corazón y las arterias.
Regístrate en Axa Health Keeper y te harás un experto en cuidar de tu salud.

Tipos de aceites para cocinar

  • Aceite de girasol. Es uno de los más utilizados. Es ligero, de gusto agradable y recomendable para fritos o ensaladas. Es rico en ácidos poliinsaturados como el linoleico y linolénico por lo que reduce el colesterol y los triglicéridos. Contiene vitamina E así que protege el organismo de los radicales libres.
  • Aceite de maíz. Tiene menos sabor, por lo que se utiliza en frituras y como no absorbe el sabor de los alimentos se puede usar tanto en salado como en dulce. Se calienta muy rápido pero también se quema fácil. Es rico en ácidos poliinsaturados como Omega 6. Protege el corazón y contiene en menor medida grasas monoinsaturadas. También tiene un 12% de ácidos grasos saturados como el ácido palmítico. También es rico en vitamina E.
  • Aceite de soja. Es económico, de color clarito y sabor especial. Se usa para ensaladas, aliños y marinados pero para frituras no es tan recomendable por su sabor más amargo. Contiene también mucho omega 6 (ácido linoleico) y omega 3, por lo que además del corazón tiene efecto antiinflamatorio y protege las articulaciones.
  • Aceite de sésamo. Se utiliza menos, pero es un aceite muy sabroso que recuerda al sabor de la comida oriental. Por eso puedes usarlo en platos en los que quieras darle un toque especial. Contiene omega 6 y omega 9, por lo que puede ayudar a mejorar el trabajo del aparato circulatorio, evitar coágulos, trombos, ictus, derrames, etc. También tiene efecto antiinflamatorio que reduce el dolor de cabeza y muscular.
  • Aceite de coco. Junto al aceite de palma, tiene mala fama, pues aunque son vegetales tienen el efecto de interferir en la eliminación de triglicéridos y colesterol. Sin embargo contiene vitamina B, ácido fólico, calcio, magnesio y potasio. Tiene un sabor dulce y suave por lo que se utiliza mucho en postres. También se utiliza en cosmética por sus propiedades antioxidantes.

Aceite de soja

El aceite de oliva, la clave de la dieta mediterránea

No nos habíamos olvidado del aceite por excelencia, al menos en la Dieta Mediterránea, el aceite de oliva. En nuestro menú semanal de Dieta Mediterránea saludable, se recomienda utilizar este aceite siempre y para todo.
¿Y por qué?

  • Regula el colesterol, disminuyendo el malo LDL y aumentando el bueno HDL, por su contenido en grasas monoinsaturadas.
  • Reduce la presión arterial, porque mejora el flujo sanguíneo.
  • Ayuda a regular la glucosa en sangre porque interviene en mantener estable la producción de insulina.
  • Mejora la absorción de nutrientes porque influye en el tránsito intestinal, estimula la liberación de bilis, con lo que mejora la digestión y actúa como lubricante evitando el estreñimiento.
  • Es un gran antioxidante rico en vitamina E y polifenoles que evitan la oxidación prematura de la piel y tejidos.
  • Equilibra el pH del organismo al ayudar en la absorción de calcio y magnesio y evitando el exceso de ácido clorhídrico en el estómago.
  • Mejora la asimilación de vitaminas liposoblubles como la vitamina A, D, E y K, y de minerales como el calcio y fósforo, imprescindible para la formación y fortaleza de los huesos.
  • Consigue dar más sabor a los alimentos, untuosidad y aroma, lo que les hace más apetecibles.
  • Consigue sensación de saciedad, por lo que pueden ayudar a mantener el peso.
  • Se puede utilizar para fritos, guisos, aliños, conservante o madurante.

El mejor aceite de oliva según los expertos es el aceite de oliva virgen extra, que tiene una acidez del 1%, color más verdoso y sabor más intenso. Pero otros tipos de aceite de oliva, como el aceite refinado con una acidez de 0,4 grados, o el virgen ordinario, que tiene también mayor acidez y es de sabor más suave, son aceites perfectamente sanos y aceptable para utilizarlo en cocina, y algo más económicos.
Busca en AXA Health Keeper a nuestros endocrinos y nutricionistas y aclara todas tus dudas y preocupaciones