En condiciones normales, solemos perder de 50 a 100 pelos del cuero cabelludo cada día. Cuando la pérdida es superior, solemos encontrar cantidades inusualmente grandes en el cepillo, la ropa, el desagüe del lavabo y la bañera o la almohada. ¿Pierdes demasiado pelo y no sabes por qué? Aprende a detectar sus síntomas y qué lo provoca.

Consulta a los expertos de AXA Health Keeper siempre que tengas dudas. Están para aconsejarte. Regístrate.

El ciclo normal de crecimiento del cabello suele durar de dos a tres años. Cada cabello crece aproximadamente un centímetro por mes. En el cuero cabelludo, alrededor del 90 % del cabello está creciendo en cualquier momento y el otro 10 % está en fase de reposo. Tras tres o cuatro meses, el cabello en reposo cae y empieza a crecer nuevo para sustituirlo.

Por tanto, es normal que se caiga algo de cabello cada día como parte de este ciclo. Pero algunas personas pueden perder más cabello del normal.

Que causa la caida del cabello Causas

Causas de la caída del cabello

La pérdida de cabello puede tener varias causas. Según la Academia Americana de Dermatología (AAD), algunas de las más habituales son:

  • Herencia: se considera la causa más común de pérdida de cabello, tanto en hombres como en mujeres. El término médico con el que se hace referencia a este tipo de problema es alopecia androgénica. Sea cual sea el nombre, significa que la persona hereda genes que causan que sus folículos capilares (de los que crece cada pelo) se encojan y dejen de crecer. En los hombres, el primer signo suele ser un retroceso de cabello en la parte frontal o en las sienes o una calva en la parte superior de la cabeza.
  • Edad: a medida que cumplen años, ciertas personas notan pérdida de cabello porque su crecimiento se ralentiza. Los folículos capilares dejan de crecer y, por tanto, el cabello del cuero cabelludo adelgaza.
  • Alopecia areata: se trata de una enfermedad que aparece cuando el sistema inmunitario del cuerpo ataca los folículos pilosos y provoca caída de cabello. Esto puede suceder en cualquier parte del cuerpo, incluso pueden perderse pestañas y cejas.
  • Tratamiento para el cáncer: la quimioterapia o la radioterapia pueden provocar la pérdida total o casi total del cabello al cabo de unas semanas del inicio del tratamiento. En este caso, el cabello vuelve a crecer a los pocos meses de finalizar el tratamiento.
  • Parto, someterse a una operación o factores estresantes: unos meses después de dar a luz, recuperarse de una enfermedad, someterse a una operación o un divorcio pueden provocar la pérdida de cabello. Esta pérdida se detiene cuando cesa la causa y el pelo puede volver a crecer en 6-9 meses.
  • Desequilibrio hormonal: el síndrome de ovario poliquístico es otra causa común de pérdida de cabello. Suspender algunos tipos de píldoras anticonceptivas puede causar un desequilibrio hormonal temporal, lo que conduce a un adelgazamiento del cabello.
  • Infección del cuero cabelludo y psoriasis: una infección puede provocar áreas escamosas y, en ocasiones, zonas inflamadas. En algunas personas se desarrolla una calva. Aquellos sujetos que contraen psoriasis en placas desarrollan también la enfermedad en el cuero cabelludo.
  • Alopecia cicatricial: en este caso, se destruyen los folículos capilares y el cabello ya no puede volver a crecer.
  • Enfermedad de tiroides: tener problemas con la tiroides (hipotoriodismo o hipertiroidismo) puede provocar un adelgazamiento del cabello y hace que la persona note que este caiga en grupos cuando lo cepilla.
  • Niveles bajos de biotina, hierro, proteína o zinc: no obtener suficiente cantidad de uno o más de estos nutrientes puede comportar una notable pérdida de cabello.

Tratamiento para la pérdida de cabello

El tratamiento depende de la causa que provoque la pérdida de cabello. Limitar el trauma o la exposición a sustancias químicas (como tintes, secadores de pelo, permanentes, etc.) puede limitar o detener la caída del cabello. Si el motivo es por una mala nutrición, la pérdida se detiene adoptando una alimentación saludable.

La alopecia areata puede tratarse con un corticosteroide que se suele inyectar o aplicarse en la piel. En el caso de la pérdida de cabello hereditaria, en la mayoría de los casos no se busca tratamiento. Para los que lo hacen, la terapia inicial suele hacerse con minoxidil tópico. También puede optarse por trasplante de cabello o cirugía de reducción del cuero cabelludo. Las mujeres premenopáusicas pueden ser tratadas con estrógenos.

En conclusión, si te preocupa la pérdida de cabello, consulta con un dermatólogo. Tan solo un profesional sabrá qué tratamiento específico necesitas en función del motivo por el que notas esa gran pérdida.

¿Te gustaría saber si tienes un estilo de vida saludable? Averígualo 
en la calculadora de la edad de tu salud de la App.

Fuentes:

  • Academia Americana de Dermatología (AAD)
  • Harvard Medical School
  • Academia Estadounidense de Médicos de Familia