Aunque ambas son enfermedades que afectan a las articulaciones, no son lo mismo. La artritis puede darse en todo el cuerpo, mientras que la artrosis se concentra en una parte localizada. Aprende un poco más sobre estas dolencias tan comunes.

En AXA Health Keeper podrás encontrar profesionales que te ayuden si tienes problemas de artrosis u otros problemas relacionados con las articulaciones. Regístrate.

Artrosis y artritis son patologías que afectan a las articulaciones. Ambas causan dolor y rigidez en las articulaciones. Las dos son formas de artritis, pero con diferentes causas y tratamientos.

Hay más de 100 tipos de artritis y enfermedades relacionadas. Dos de los tipos más comunes son la artritis reumatoide y la artrosis (esta es más habitual).

Diferencia entre artritis y artrosis

Tanto la artritis como la artrosis involucran inflamación en las articulaciones, pero la primera causa mucha más hinchazón. De hecho, hasta hace poco, los expertos creían que la inflamación no era una característica de la artrosis.

La artritis y artrosis comparten algunos síntomas, pero la artritis puede afectar a múltiples articulaciones y tiende a desarrollarse simétricamente en ambos lados del cuerpo. La artrosis, generalmente, afecta algunas articulaciones y, por lo general, solo se desarrolla en un costado.

Asimismo, la artritis implica inflamación sistémica (pulso rápido, alteración de la temperatura corporal, inflamación del cuerpo) y puede causar fiebre y otros síntomas similares a los de la gripe. Los síntomas de la artrosis tienden a limitarse a la articulación afectada.

Qué es la artrosis (y que síntomas tiene)

La artrosis es una enfermedad degenerativa producida por el progresivo desgaste del cartílago (el tejido que protege los extremos de los huesos), que provoca dolor, rigidez, deformidad y limitación funcional.

Es más común que la artritis y la padecen una de cada diez personas, siendo la enfermedad reumática más frecuente en España, según la Sociedad Española de Reumatología (SER).

La artrosis afecta, sobre todo, a articulaciones como las caderas, las rodillas, los hombros y la zona lumbar, aunque también puede aparecer en algunos dedos de las manos. Esta enfermedad reumática y crónica va en aumento por el envejecimiento de la población.

Qué es la artritis (y que síntomas tiene)

La artritis, por otro lado, es muchas veces el resultado de una enfermedad autoinmune que provoca la inflamación de las articulaciones.

Es más común entre las mujeres, suele ser crónica, causa mucho dolor y provoca un aumento de temperatura y enrojecimiento de la zona afectada. También puede presentar rigidez articular matinal de larga duración, impotencia funcional e, incluso, deformidad por daño estructural de la articulación.

El lupus, la gota y la artritis reumatoide son tres tipos de artritis. El lupus es un trastorno crónico e incurable que puede afectar solo a la piel o también dañar articulaciones y músculos. Suele provocar brotes, con episodios agudos, y otros de remisión.

La gota es una forma común de artritis caracterizada por ataques repentinos y graves de dolor, sobre todo, en el dedo gordo del pie.

La artritis reumatoide es un trastorno inflamatorio crónico que ocurre cuando el sistema inmunitario ataca por error los tejidos del cuerpo, provocando una dolorosa hinchazón y la deformidad de las articulaciones.

Esta afección, además, puede derivar en bursitis, una lesión dolorosa que suele inflamar las articulaciones de hombros, rodillas, cadera y codos.

Acupuntura para tratar la artritis

Consejos para prevenir la artritis

Aunque, con los años, el desgaste de las articulaciones es inevitable, seguir determinados hábitos ayuda a prevenir la aparición de artrosis y artritis.

Sobrepeso. Según la Sociedad Española de Endocrinología (SEEN), la obesidad aumenta casi 7 veces la posibilidad de sufrir artrosis.

Alimentación. El pescado azul y los alimentos ricos en omega 3 reducen la inflamación de las articulaciones. Los frutos secos ayudan a mejorar la densidad ósea.

Ejercicio moderado. Caminar, montar en bicicleta o nadar media hora al día aumenta la fuerza de los músculos y protege las articulaciones.

Cargas pesadas. No cojas objetos de mucho peso, así no sobrecargarás las articulaciones. Evita posturas forzadas, así como permanecer mucho tiempo en la misma postura.

Calzado adecuado. Lleva zapatos cómodos, de suela gruesa y planos o bien con tacón bajo. Si es preciso, utiliza también plantillas.

Pautas para mejorar los síntomas de la artritis

Frío y calor. Aplicar uno u otro o ambos sobre la zona afectada mejora el dolor y la rigidez.

Analgésicos. El paracetamol es el fármaco más habitual para reducir el dolor y mejorar la rigidez.

Antiinflamatorios. Si el dolor es muy agudo, el médico puede recomendar ibuprofeno.

Infiltraciones. Se suelen inyectar cortisona y ácido hialurónico, que hidratan el cartílago.

Acupuntura. Esta técnica alternativa puede ser efectiva para disminuir dolores crónicos.

Fisioterapia. Ayuda a mejorar la funcionalidad de la zona afectada y a reducir el dolor.

Osteopatía. Puede resultar muy eficaz para aliviar y tratar problemas articulares.

Apiterapia. Se usa para tratar la artritis, ya que eleva la cortisona en el plasma sanguíneo.

Llevar un estilo de vida saludable (alimentación, actividad física y descanso) y seguir estas recomendaciones puede aliviar las molestias causadas por la artrosis y la artritis, y mejorar el bienestar global.

Evalúa tu estado de salud 
en la calculadora de la app.

Fuentes:

Las personas con obesidad tienen casi 7 veces más posibilidades de sufrir artrosis que las personas con normopeso. Noticias. Sociedad Española de Reumatología, Fundación SER. 17 diciembre 2015. https://www.ser.es/las-personas-con-obesidad-tienen-casi-7-veces-mas-posibilidades-de-sufrir-artrosis-que-las-personas-con-normopeso/

Se ha presentado el Estudio EPISER 2016 en la sede del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Noticias. Sociedad Española de Reumatología, Fundación SER 22 enero 2019. https://www.ser.es/se-ha-presentado-el-estudio-episer-2016-en-la-sede-del-ministerio-de-sanidad-consumo-y-bienestar-social/