Un nuevo movimiento popular sostenible ha nacido para hacer frente a la contaminación ambiental. El plogging consiste en recoger basura mientras se practica ejercicio físico. Esta iniciativa, que combina medio ambiente y salud, ya cuenta con numerosos seguidores. ¡Te contamos todo lo que tienes que saber!

 

En AXA Health Keeper tienes entrenadores que te asesorarán para que te pongas en forma cuando sales a correr. Regístrate aquí.

 

Cuando caminamos por la ciudad o por la montaña es frecuente que nos encontremos con basura esparcida por aceras, plazas y senderos. Según Greenpeace, el uso del plástico amenaza cada rincón del planeta, especialmente, los mares, donde perjudican la salud de los ecosistemas acuáticos y las especies que habitan en ellos.

Solo cada año llegan a los mares y océanos el equivalente en escombros a hasta 1.200 veces el peso de la Torre Eiffel. ¿Qué te parecería detenerte para recolectarla mientras corres? Si moverte es beneficioso para tu salud y mantener el entorno limpio lo es para la salud del planeta y de todos los seres vivos, ¿por qué no combinar las dos ideas?

 

¿Qué es el ‘plogging’?

 

El plogging es un movimiento popular que nace en Suecia y que se ha extendido por otros países europeos y EE.UU, que consiste en recoger basura mientras se corre.

El término plogging es la fusión de la palabra inglesa running (correr) y la expresión sueca plocka upp, que significa ‘recoger’.

Los creadores, en su web Plogga, recogen las premisas del movimiento y dejan claro el objetivo: “Si no actuamos ahora, los océanos contendrán más plástico que peces en 2050”.

Los corredores de plogging llevan guantes y bolsas de basura reutilizables para conseguir un desperdicio cero. Se puede caminar, correr, trotar, ir en grupo o solo.

 

Los beneficios del plogging son varios:

 

  • Realizar ejercicio: ejercitas piernas (sentadillas) y corazón.
  • Disfrutar de la naturaleza.
  • Incrementar el número de calorías quemadas.

 

Conciencia medioambiental

 

Ideas para salvar el medio ambiente

 

Iniciativas como el plogging buscan reducir la cantidad de contaminación plástica que se abre camino al mar. Debemos tener en cuenta que una botella de PET (el tipo de plástico más usado para envasar bebidas) tarda en descomponerse 450 años y, algo tan pequeño como un chicle, puede llegar a tardar de 20 a 25 años.

Hace unos años, recoger basura de otra persona podía considerarse indecente. Pero actualmente, esta actitud  provoca más y más orgullo.

La iniciativa sueca ha sido seguida y respaldada por entidades como Fundación Trail Runner, una asociación creada para proteger la naturaleza en la práctica deportiva, o Run Eco Team, una app que promueve la limpieza de calles, campos y caminos costeros en todo el mundo.

 

Conciencia medioambiental

 

El abandono de residuos que afectan ríos y océanos y toda su fauna (en inglés, littering) es uno de los principales problemas medioambientales a los que nos enfrentamos.

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), los productos plásticos generan en 90% de la basura marina en los océanos del planeta.

Los expertos auguran que, con una población estimada de 9.700 personas en 2050, la amenaza de las poblaciones de peces contaminados con microplásticos y sus toxinas sería insostenible.

 

Cuidar del medio ambiente está en nuestras manos: trata de usar menos plásticos en tu día a día, recicla siempre, utiliza más materiales orgánicos y si te motiva, ¡practica el plogging!

 

En AXA Health Keeper nos encanta que te pongas en forma.
Puedes saber si llevas un estilo de vida saludable con nuestro test
de estilo de vida registrándote aquí.