En los últimos años las costumbres de alimentación han cambiado significativamente. Los productos ultraprocesados (refrescos, snacks, bollería…) parecen ocupar el lugar que antes  llenaban los alimentos tradicionales.

Afortunadamente también surgen nuevos movimientos basados en menús más saludables. Realfooding es uno de ellos y, lejos de ser otra dieta de moda, apuesta por la comida auténtica y de toda la vida, e intenta evitar cuántos más procesados, mejor.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas  cualificados, que pueden ayudarte a comer mejor y de forma sencilla. Pregúntales aquí.

Comida real

El Realfooding es un estilo de vida basado en ingerir lo que denominan “comida real” y huir de los ultraprocesados. Se definen como un movimiento que “defiende el derecho a una alimentación saludable y que lucha (con conocimiento y conciencia) contra el lado oscuro de la industria alimentaria”.

Entendemos por comida real aquellos alimentos 100% naturales o que han sido mínimamente procesados (sin que se hayan modificado sus propiedades innatas). Entre estos, se encuentran:

  • verduras, hortalizas, frutas y tubérculos
  • frutos secos
  • legumbres y cereales integrales
  • pescado y marisco
  • huevos y carnes sin procesar
  • hierbas, especias y semillas
  • café e infusiones

Se trata, en esencia, de productos frescos, poco alterados o sin etiqueta. Un alimento real, generalmente, solo contiene un ingrediente, que es el propio alimento, como puede ser una manzana, un manojo de judías o un cuarto de sardinas.

Alimentos mínimamente procesados

Los alimentos mínimamente procesados son los que se obtienen de añadir o quitar ingredientes para hacerlos más seguros, más duraderos o más sabrosos, tal y como indica la Organización Mundial de la Salud.

La etiqueta de estos productos poco manufacturados puede llevar entre uno y cinco ingredientes. Hablamos del aceite de oliva virgen extra, la leche UHT, yogures y lácteos fermentados, chocolate superior al 70%, legumbres de bote o pescado enlatado.

Según defiende Carlos Ríos, dietista-nutricionista y creador de la corriente Realfooding, los alimentos auténticos deberían suponer la mayor parte de nuestra dieta. Lo fundamental para los realfooders es priorizar los alimentos vegetales (5 raciones al día o un mínimo de 800 gr), disfrutar de la comida y cocinar con ingredientes frescos y sin añadidos.

Alimentos procesados

Los alimentos procesados estarían en el eslabón siguiente. El componente principal de estos productos continúa siendo un alimento verdadero, reconocible y básico (como el pescado congelado), pero al que se le ha aplicado algún cambio para alargar su vida o hacerlo más apetecible.

Muchos procesados pueden crear una falsa impresión de ser saludables (con vitaminas y minerales sintéticos), por ello, los expertos aconsejan chequear bien su composición. De acuerdo con la Harvard School Medical, es importante mirar la lista de ingredientes de los productos para comprobar su valor nutricional (más que fijarse en la etiqueta frontal).

A pesar de esto, en el grupo de los procesados existen algunos alimentos que sí son beneficiosos, como por ejemplo, frutas y verduras congeladas, judías enlatadas, zanahorias envasadas, cereales integrales o gambas congeladas.

¿Qué es el Realfooding? Alimentos reales

Alimentos ultraprocesados

En el lado opuesto a la comida real están los productos ultraprocesados. Son preparaciones industriales, elaboradas a partir de derivados de otros alimentos a los que les han agregado azúcares, harina, aceites refinados, aditivos o sal.

Podríamos decir que estos productos no poseen ningún alimento entero, sino que son la suma de mezclas de ingredientes poco saludable. Estos alimentos son altamente calóricos, debido a su gran proporción de azúcares y grasas, y escasa cantidad de nutrientes, de ahí que se relacionen con el desarrollo de enfermedades, como la obesidad y la diabetes tipo 2.

Las “calorías vacías” de los ultraprocesados están presentes, sobre todo, en refrescos, zumos envasados, bollería industrial, snacks, pizzas preparadas, salsas, sopas instantáneas, potitos de bebés, etc. Y es que desde el punto de vista nutricional, estos productos se consideran extremadamente pobres, puesto que favorecen el aumento de peso y no aportan ningún beneficio al  organismo.

Realfooding

Los realfooders tratan de eliminar de sus menús diarios la mayor cantidad posible de productos procesados y ultraprocesados, y recuperar los patrones alimentarios de antaño que, según ha demostrado la ciencia, propician un mejor estado de salud.

Algunas de sus premisas son:

– Recuperar hábitos de consumo tradicionales

– Hacer prácticas culinarias de siempre

– Volver a preparar recetas en casa dedicando más tiempo a la cocina

– Comprar productos de temporada

– Incrementar el número de alimentos frescos

“Un realfooder vive y siente la comida real hasta el punto de que su cuerpo es el que se lo pide y disfruta con ello,” Carlos Ríos, dietista-nutricionista.

Mide ahora la edad de tu salud en la Calculadora de la App.