Los huesos y las articulaciones son, en ocasiones, las grandes olvidadas de nuestro cuerpo. Nos esforzamos en realizar ejercicios que fortalezcan la musculatura de las piernas, el tono de los brazos, la firmeza del abdomen o la postura de la espalda. Pero con los años, las articulaciones sufren un gran desgaste y es importante cuidarlas para prevenir daños futuros. Hoy te vamos a enseñar qué es la artrosis y cómo prevenirla.

En AXA Health Keeper podrás encontrar profesionales que te ayuden si tienes problemas de artrosis, o de pérdida de movilidad o de fuerza. Regístrate y pregunta todas tus dudas.

¿Qué es la artrosis?

La artrosis es una enfermedad que afecta a las articulaciones, principalmente de manos, rodillas, cadera o columna. Produce inflamación y dolor, evita el correcto funcionamiento de las mismas y puede impedir movimientos tan sencillos como cerrar el puño o bajar una escalera.

Cada articulación permite la conexión y el movimiento entre dos huesos. El cartílago articular es un tejido que cubre el extremo de esos huesos, es menos rígido y amortigua el movimiento. Si ese cartílago se deteriora y desgasta como en el caso de la artrosis, aparece el dolor y la articulación se va deformando de modo que el movimiento se hace más difícil y molesto.

Artrosis y artritis.

Son diferentes enfermedades. La primera hace referencia a un desgaste, fruto del movimiento a lo largo del tiempo del cartílago y la segunda a una inflamación de la membrana sinovial que recubre la articulación. La artritis puede tener origen infeccioso o por un trauma e incluso por una enfermedad autoinmune.

Las causas de la artrosis son muy diversas pero entre ellas está la edad, el sobre peso, una actividad laboral que conlleve durante muchos años una sobre carga articular, o una actividad física muy extrema y alargada en el tiempo. Existe cierto componente genético también y es más frecuente en mujeres, a partir de los 50 años y que hayan pasado la menopausia, por el  efecto de desprotección ósea, que se sufre con los cambios hormonales.

Tipos de artrosis dependiendo del cartílago dañado

Artrosis de rodilla.  Es la más frecuente y puede ser primaria o secundaria por una lesión o sobre esfuerzo prolongado.

Artrosis de manos. Muy ligada al sexo femenino y que produce deformidad visible.

Artrosis de cadera. Más propia de personas mayores y que puede ser muy invalidante.

Artrosis de columna. Puede ser cervical o lumbar y se agrava con los cambios de presión atmosférica.

Remedios para la artrosis

A lo largo de la vida, nuestros hábitos y nuestra alimentación pueden influir enormemente en la salud de nuestras articulaciones. Así pues es importante realizar deporte, si bien es importante evitar a cierta edad, deportes de contacto como el fútbol o el rugby donde hay mayor riesgo de lesiones.

Además del ejercicio, es imprescindible llevar una dieta rica en proteínas, minerales como el calcio, el fósforo, el hierro o el potasio y vitaminas como la vitamina D y C.

En la fase aguda es recomendable tomar analgésicos y antiinflamatorios a prescripción del médico para reducir el dolor y mejorar el movimiento.

Colágeno para la artrosis.

Es la proteína más abundante en el organismo y es necesario para dar elasticidad y funcionalidad a la piel, pero también a los tendones, ligamentos, huesos y músculos. Con una alimentación variada, completa y equilibrada aportarás suficiente colágeno. Está presente en carnes y pescados, frutos secos como las nueces, y lácteos. Además puedes conseguir colágeno a través de suplementos de venta en farmacias y que el médico prescribirá si considera necesario.

Ejercicios para la artrosis.

  1. Ejercicio para la artrosis en las manos.

Cierra el puño fuertemente, sin calvarte las uñas y ábrelo después estirando todos los dedos lo más que puedas. Repítelo mientras vas elevando los brazos hasta terminar con las manos por encima de tu cabeza. Estimulas la circulación.

  1. Ejercicios para la artrosis de rodilla.

Sentado en una silla. Espalda bien apoyada. Estira la pierna para extender la rodilla y flexiona 90 grados. Tumbado en el suelo. Una pierna flexionada y otra estirada. Eleva la pierna estirada hasta la vertical y baja sin llegar a tocar el suelo.

artrosis rodilla

  1. Ejercicios artrosis cadera.

De pie agarrado al respaldo de una silla o una mesa.  Mueve una pierna hacia atrás sin doblar la rodilla. Después sepárala lateralmente también estirada.

  1. Ejercicios para la artrosis de columna.

Postura del gato o del rezo. Colócate sentado sobre tus rodillas. Baja el torso hacia el suelo y estira los brazos para sentir el estiramiento en toda la espalda.

postura rezo artritis columna

Consulta a tu médico en cuanto notes alguna molestia, falta de fuerza o deformidad. Un buen tratamiento a tiempo puede retrasar la aparición de los brotes. En AXA Health Keeper te esperan muchos profesionales que pueden ayudarte.