La otitis es una inflamación del oído que, generalmente, es causada por una infección. Se considera uno de los peores dolores que existen. Por suerte, tenemos remedios a mano que pueden ayudar a aliviarlo. Te explicamos cómo reducir y prevenir las molestias de una otitis.

En AXA Health Keeper contamos con otorrinolaringólogos que pueden ayudarte a identificar y tratar este tipo de dolencias. Regístrate.

El dolor de oídos está provocado en la mayoría de los casos por una infección que, a su vez, produce inflamación.

No obstante, según una encuesta, es el tercer peor dolor para los españoles y españolas, después de las muelas y el de cabeza.

¿Qué es la otitis?

La causa más común del dolor de oídos es la otitis, de acuerdo con la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC).

La otitis es una inflamación por infección en el oído medio o externo, que puede estar originada por bacterias u hongos.

La otitis media suele ser secundaria a un cuadro catarral mientras que la otitis externa suele deberse a la sobreinfección de heridas del conducto auditivo externo, a menudo causadas por bastoncillos u objetos punzantes.

En este sentido, los especialistas advierten que el uso de bastoncillos puede ser peligroso y hay que evitar siempre, ya que puede provocar lesiones, en algunos casos permanentes.

¿Por qué surge la otitis?

La otitis surge por causa infecciosa, a veces por gérmenes procedentes de otros lugares.

Puede originarse en cualquier parte del oído:

Otitis externa (o del nadador). Afecta al oído y al conducto externos y puede producirse por un rascado continuado, por limpiarlo con bastoncillos o por una humedad permanente al no secar bien los oídos, por ejemplo, tras nadar en una piscina. Por eso se llama también otitis del nadador.

Otitis media. Afecta al oído medio (detrás del tímpano). A veces, puede provocar que se acumule un líquido viscoso, porque las trompas de Eustaquio no lo están drenando.

Fuera del oído. La otalgia secundaria puede originarse en la mandíbula o deberse a infecciones dentales. 

Masajear la oreja.

¿Cuáles son los síntomas de la otitis?

El síntoma principal de la otitis externa es el dolor de oído, la sensación de oído tapado, picazón y a veces supuración del oído.

La otitis media aguda, se presenta de forma repentina y los síntomas más frecuentes son: dolor de oído, sensación de malestar general, fiebre, vómitos, secreción de líquido por el oído.

De esta misma manera, los niños pequeños suelen rechazar el alimento, presentar irritabilidad frecuente y llanto inconsolable.

Si el dolor de oído no desaparece en uno o dos días y tienes irritabilidad, somnolencia, cefalea persistente, fiebre alta o vómitos, no dudes en consultarlo con un médico.

Remedios para la infección de oído 

Aplicar calor. Si no hay infección, el dolor remitirá aplicando calor. Coloca una esterilla 20 minutos en la zona de la oreja, cuello, mandíbula dos veces al día.

Masajea. Friega el punto de dolor y las zonas de alrededor; duerme sobre el lado contrario para facilitar que drene.

Caramelos. Chupar un caramelo para aliviar la presión en las trompas de Eustaquio puede ser eficaz contra el dolor, en especial si se sufre durante los viajes de avión.

Algunos alimentos. Las verduras de hoja verde, las legumbres, frutos secos y cereales integrales contienen ácido fólico que ayuda a combatir infecciones.

Vitaminas. Necesitarás vitamina A (leche, zanahoria, brócoli, espinacas, melón), C (kiwi, cítricos, pimiento rojo) y E (aguacate, aceite de oliva, avellanas).

Dentadura. ¿Te faltan piezas dentales? Si es así, quizá seas más propenso a sufrir otalgia (dolor de oídos), por una mala oclusión dental. Restablecer el diente puede reducir las molestias. 

Sello de oro. Esta hierba tiene propiedades antibacterianas, desinflama las mucosas y mejora las defensas. Hierve 10 minutos una cucharada de su raíz y toma de una a tres veces al día.

Jengibre. De propiedades antiinflamatorias y calmantes, también ayuda a descongestionar el oído. Hierve medio cm de su raíz en un vaso de agua y toma dos veces al día.

Si el dolor se calma pronto, pero aparece pus y sangrado, pérdida de audición, zumbidos, mareos y náuseas quizá se trate de una perforación de tímpano. Aún así, debe diagnosticarlo siempre un especialista. 

Cómo prevenir la infección de oído

Para prevenir el dolor de oídos lo mejor es seguir unos buenos hábitos para cuidar la salud auditiva.

  • Después del baño secar bien y con delicadeza el pabellón auricular, sobre todo a los niños.
  • Evitar el uso de bastoncillos de algodón para limpiar los oídos.
  • Tratar refriados, y alergias para evitar complicaciones
  • No bañarse en aguas sucias o contaminadas.
  • Para los menores, evitar ambientes con humo de tabaco al ser este un factor potencial para las inflamaciones de la mucosa de la nariz, así como del oído infantil.
  • Proteger bien la zona auricular ante las bajas temperaturas.

Todo y eso, según la Sociedad Española de Medicina Interna, asistir a guarderías, los cambios de clima, el uso de biberones e infecciones recurrente de oído elevan el riesgo de otitis. 

¿Estás enganchado al tabaco? Comprueba 
tu nivel de adicción en el Test de la App.

Fuentes:

Otitis. Educación en Salud para la Ciudadanía de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). https://www.fesemi.org/informacion-pacientes/conozca-mejor-su-enfermedad/otitis

El dolor de oído u otalgia: causas más comunes y su tratamiento. Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello. https://seorl.net/dolor-oido-causas-mas-comunes-tratamiento/

Dolor de oídos. Revista Remedios Naturales. Ed. RBA Revistas S.L.