PARO_CARDIACOUna parada cardíaca es un evento de emergencia que requiere de una actuación rápida. Si te encontraras con alguien que está sufriendo un ataque al corazón. ¿Sabrías cómo actuar? Te explicamos: Qué hacer en caso de un paro cardíaco.
En AXA Health Keeper tenemos profesionales sanitarios para tratar tus dolencias cardíacas y un amplio cuadro médico para que resuelvas todas tus dudas. Regístrate.
 

Qué es un paro cardíaco

Es una pérdida brusca del pulso y del conocimiento causada por un fallo súbito de la capacidad del corazón para bombear la sangre a todo el organismo. Suele estar causada por arritmias y anomalías en el sistema eléctrico del corazón.

Paro cardíaco causas

El corazón se puede parar de forma brusca si ha sufrido un infarto de miocardio, un accidente cerebrovascular, un traumatismo con pérdida importante de sangre, una descarga eléctrica, una falta de suministro de oxígeno, un shock cardiogénico o una fibrilación ventricular.
En un primer momento la persona sufre pérdida del pulso, y en pocos segundos perdería igualmente el conocimiento y la respiración.

Paro cardíaco consecuencias

Si no se revierte en poco tiempo, una parada cardíaca producirá la detención del flujo sanguíneo y como consecuencia el fallo orgánico y la muerte. Por eso es tan importante una actuación inmediata.

Qué hacer ante una parada cardíaca

Si no estás seguro de lo que vas a hacer, será mejor que esperes a los sanitarios y ayudes en lo que sea posible. Por tanto, lo más importante es pedir ayuda y llamar a emergencias.

  • Reconoce si la persona, efectivamente, está inconsciente, no respira, ni tiene pulso.
  • Coloca las dos manos (una encima de otra con los dedos entrelazados) sobre el centro del esternón del paciente. Los brazos extendidos en ángulo recto con el cuerpo del paciente.
  • Comprime el pecho del paciente unos 4-5 cm hacia abajo, con una cadencia de unas 100 veces por minuto. Puede ayudarte contar en voz alta diciendo: 1001, 1002, 1003…
  • Las compresiones deben ser rítmicas, constantes y regulares.
  • Se debe mantener el masaje hasta que llegue la ayuda sanitaria.
  • En muchos lugares públicos, polideportivos, centros de salud, grandes almacenes… existen unos desfibriladores portátiles que podrían ayudar a salvar muchas vidas.
    La desfibrilación consiste en administrar al corazón una descarga eléctrica controlada, de modo que se descarga la actividad eléctrica de todas las células del corazón a la vez y al reiniciar ‘desde cero’ la actividad del corazón, éste recupera su ritmo habitual normal.
    Los equipos portátiles autónomos (DEA) tienen un manejo sencillo que no requiere instrucción complicada previa.
  • La respiración boca-boca se ha comprobado que es ineficaz si se realiza incorrectamente. Por eso los profesionales recomiendan mejor el masaje cardíaco. Pero es importante conocer cómo se hace. Para realizar la respiración artificial de forma adecuada:
    Coloca a la persona boca arriba. Extiende su cabeza hacia atrás y tira de la barbilla hacia arriba, para que la lengua no bloquee la entrada de aire. Tapa las fosas nasales del paciente. Coloca tu boca sobre la del paciente y sopla. Si el pecho se eleva es que está entrando aire. Separa la boca y observa cómo sale el aire y el pecho se desinfla.
  • Puedes combinar el masaje cardíaco con la respiración artificial a un ritmo de 30:2 (30 compresiones y 2 insuflaciones).

Miles de paradas cardíacas cada año son revertidas de manera eficaz, gracias a una reanimación correcta y temprana, lo que significa miles de vidas recuperadas.
En AXA Health Keeper nos preocupamos por tu salud por eso te hemos hablado de la importancia de realizar regularmente ejercicio, del riesgo cardiovascular y de lo fundamental que resulta seguir una dieta cardiosaludable. No lo olvides.