En los momentos de mayor esfuerzo físico, nuestra demanda de oxígeno aumenta. El proceso de oxidación crea radicales libres. Si esa producción de radicales libres es excesiva se puede producir daño en nuestras células. Es lo que se denomina “estrés oxidativo”.
En AXA Health Keeper tenemos entrenadores personales, fisioterapeutas y profesionales de todas las especialidades, para que te asesoren y consigas mejorar tu rendimiento deportivo. Puedes registrarte aquí.

Qué son los radicales libres

Un radical libre es un átomo con electrones impares. Esto lo convierte en un elemento altamente inestable.
El exceso de radicales libres puede ser causado por:

  • El humo del tabaco.
  • La contaminación ambiental.
  • El consumo de drogas y alcohol.
  • La exposición solar excesiva sin protección.
  • El ejercicio físico muy intenso y prolongado.

Los radicales libres se dedican a “robar” electrones de otras células para volver a tener un número par, pero esto produce daños en las células damnificadas como, por ejemplo:

  • Rigidez en las membranas celulares.
  • Problemas en el metabolismo celular.
  • Falta de recambio celular…

Estos daños se traducirían, a la larga, en envejecimiento de los tejidos y mayor riesgo de padecer enfermedades degenerativas, algunos tipos de cáncer, artrosis, problemas cardiovasculares, etc.
Cuando se produce un desequilibrio en las células del organismo por un aumento desmesurado de radicales libres, hablamos de estrés oxidativo.

Estrés oxidativo causas

En algunos deportes aeróbicos de larga duración, como el ciclismo, el runnig, la natación, el triatlón, el fútbol, baloncesto… existe un gasto de oxígeno elevado, para proveer de energía a las células.
Una actividad física regular puede ayudar a que el organismo aprenda a regular su demanda de oxígeno y la producción de radicales libres no sea tan elevada. Incluso se considera que la presencia de radicales libres durante la actividad física puede dilatar los vasos sanguíneos y ayudar en el transporte de la glucosa.
Pero, una intensidad mal valorada, un esfuerzo excesivo o una prueba exigente provocará que los radicales libres se disparen y afecten al rendimiento del deportista y a su recuperación posterior.
antioxidantes

Radicales libres y antioxidantes

Los antioxidantes protegen el cuerpo frente al estrés oxidativo. Neutralizan los radicales libres y evitan los daños celulares. Existen:

  • Antioxidantes endógenos, que nosotros mismo sintetizamos.
  • Antioxidantes exógenos, que introducimos a través de la dieta (vitamina C, vitamina E, carotenos, coenzima Q10…).

Por eso todos los nutricionistas recomiendan una dieta rica en alimentos antioxidantes. ¿Los recuerdas?: Frutas, hortalizas, legumbres, aceites, semillas, germen de trigo, levadura de cerveza, ajo negro, frutos secos, verduras (acelgas, espinacas, alcachofas, berenjena), té verde, chocolate negro…

Antioxidantes funciones

La principal función de los antioxidantes es evitar el envejecimiento prematuro de las células, revirtiendo el estrés oxidativo y facilitando así la recuperación muscular.
Existen suplementos de antioxidantes que se han puesto de moda entre algunos deportistas y cuyo consumo produce cierta controversia.
Algunos estudios apuntan que la toma de antioxidantes durante el entrenamiento podría interferir en los mecanismos naturales del cuerpo y frenaría la capacidad de hacer frente al estrés oxidativo.
Por lo tanto, los expertos coinciden en que es mejor que el aporte de antioxidantes exógenos venga de la mano de una dieta equilibrada (recuerda los alimentos buenos para la piel) variada y rica en productos naturales y frescos y en el caso de que fuera necesario un aporte extra, consultar antes con un profesional y alejarlo lo más posible en el tiempo del momento del entrenamiento.
Lo natural es habitualmente lo más sano. ¿No crees? En AXA Health Keeper queremos que sigas en forma y por eso tiene un montón de gimnasios a tu disposición. Búscalos.