Los batidos cremosos preparados en tazones amplios sin asa para tomar con cuchara han creado tendencia entre los aficionados a la gastronomía más healthy. Te contamos cómo preparar estos smoothie bowls y te damos algunos trucos para que sean una opción saludable que no desequilibre tu dieta.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas que pueden ayudarte a conocer cuáles son las propiedades de algunos alimentos. Regístrate.

Hace años que los smoothies conquistaron nuestros desayunos, meriendas y postres. La clave, para diferenciarlos de un batido tradicional, estaba en su cremosidad, la cual se conseguía incluyendo lácteos (leche desnatada, yogures naturales o helados de crema, vainilla o nata) al combinado de frutas y/o verduras. La elección perfecta para aquellos que optaban por una bebida más nutritiva que los refrescos.

En los últimos tiempos, la tendencia es tomar estos smoothies con cuchara en boles o tazones amplios sin asa, de ahí el añadido bowls. Por ese motivo, se sustituye la base líquida de estos batidos por una aún más cremosa y distribuir por encima (sin que se hundan) toppings o diversos tipos de cobertura para darles sabor y un aspecto colorido y muy apetitoso.

Ingredientes de un smoothie bowl

Los smoothie bowls tienen su origen en los boles de açai brasileños, un plato tradicional del Amazonas. Se trata de un batido en el que el ingrediente principal es el açai, el fruto de la palmera de azaí, y se sirve en un bol. Se le añaden otras frutas y cereales en su versión dulce, aunque también está la salada (menos popular) con pescado seco, tapioca o camarones.

Los smoothie bowls actuales han evolucionado la receta brasileña, pero admiten casi cualquier ingrediente:

  • Verduras, hortalizas y cualquier tipo de fruta al natural o congelada para la base.
  • Bebidas vegetales o lácteos para añadir en el líquido, con el objetivo de dar una textura cremosa.
  • Todo tipo de semillas, granola o avena, frutas, frutos secos y fruta desecada para los toppings.

Aun así, aunque es posible crear un smoothie bowl con todo tipo de ingredientes, existen algunos que les otorgan un sabor más popular: el kale o col rizada, la pitaya o fruta del dragón, los frutos rojos, el té matcha, la kombucha, las bebidas vegetales (avena o almendra) y el coco rallado.

Recetas saludables: ¿Los smothie bowls son sanos?

¿Los smoothies bowls son sanos?

Los smoothie bowls han creado tendencia, en gran parte, por su apariencia natural y saludable. Sin embargo, aunque a primera vista incluyen un conjunto de alimentos que son saludables, en función del tipo de ingredientes que escojamos y de las cantidades que añadamos, este plato puede convertirse en una trampa poco saludable. Hay varios motivos:

  • Cuando la fruta se licua, la pulpa se queda en el exprimidor, por lo que se pierde mucha fibra, antioxidantes y vitaminas.
  • Para hacer un zumo, suelen utilizarse dos o tres piezas de fruta. Esto implica una gran cantidad de azúcar con un efecto similar al de los azúcares libres en nuestro cuerpo. Es por ello que no se recomienda consumir zumos de manera habitual. Hay que optar por la fruta entera siempre que se pueda, ya que tiene todos los nutrientes necesarios para que la sacarosa se digiera de forma lenta y saludable.
  • Pueden añadirse toppings menos saludables: granolas, miel o chocolate.
  • Si se toman fuera de casa, es muy probable que incluyan azúcar añadido para hacerlo más dulce. De ahí que sea más aconsejable elaborarlos en casa para controlar las cantidades y los ingredientes utilizados.

Consejos para un smoothie bowl equilibrado

Sin ser conscientes de ello y llevados por una moda, los smoothie bowls pueden convertirse en una bomba calórica y azúcares añadidos que puede perjudicar nuestra salud y desequilibrar nuestro peso. Por lo que el mejor consejo para disfrutar de este tipo de plato de una forma saludable es que crees tus propias recetas en casa para controlar lo que ingieres. Ahora que tenemos más tiempo para estar en casa, puedes ir probando diferentes opciones hasta encontrar la que más te gusta.

Estos son algunos trucos para conseguir un smoothie bowl equilibrado:

  • La licuadora sí que importa: una máquina de alta potencia te permitirá obtener un smoothie bowl espeso, cremoso y perfectamente mezclado.
  • Sustituye parte del zumo de fruta: para evitar que el smoothie bowl tenga demasiado azúcar, cambia el zumo de fruta por agua de coco u otro tipo de leche alternativa. Escoge siempre variedades no azucaradas.
  • Consigue una gran cremosidad de forma nutritiva: en vez de helado o yogures cremosos azucarados, añade medio aguacate o un plátano congelado. Te asegurarás de que tu smoothie bowl tenga una textura cremosa de una forma equilibrada.
  • Congela toda la fruta: lávala bien, trocéala y congélala. Estarás mejor preparado para las siguientes ocasiones.
  • No te quedes en las frutas, añade verduras: para añadir fibra y proteína a tus smoothies bowls, utiliza espinacas frescas, col rizada y coliflor. Conviene evitar crear estos batidos tan trendy solo con fruta. Y, si quieres añadir un toque extra, añade pepinos cortados en dados (mejor si están congelados).
  • Intensifica el sabor de tus smoothies bowls sin añadir demasiadas calorías: puedes añadir menta fresca y jengibre fresco picado. Y, con ellos, la mejor combinación es un puñado de bayas congeladas, plátano y espinacas.
  • Incorpora toppings saludables: mantén el consumo de azúcar bajo control, utilizando granola casera, coco sin azúcar en copos, fruta fresca, bajas de goji, almendras crudas u otro tipo de frutos secos, semillas de chía, polen de abeja y cacao puro.

Ante todo, recuerda que una buena alimentación es clave a la hora de mantener una vida saludable.

¿Quieres saber si tienes un estilo de vida saludable? Puedes hacer 
nuestro test de estilo de vida saludable en nuestra app.

Fuentes:

  • Allrecipes
  • CookingLight
  • Eroski Consumer
  • Gastronomía&Cía
  • Organización de Consumidores y Usuarios (OCU)
  • Summun (ABC)
  • Trendencias
  • Vitónica