Cuando el calor aprieta de verdad durante las horas centrales del día, no puedes salir a correr, pero hay otras alternativas para no dejar de hacer ejercicio.

En AXA Health Keeper te hemos hablado en otras ocasiones de los deportes de verano. Porque nos encanta que te cuides. Regístrate y ponte en marcha.

¿Conoces el fitness acuático o aquagym?

El aquagym, como su nombre indica consiste en realizar gimnasia, a base de ejercicios aeróbicos y de fitness en el agua, de modo que el riesgo de lesiones disminuye porque no hay rozamiento, pero el agua te limita el movimiento y hace de pequeña resistencia. Así los ejercicios cobran intensidad y necesitan mayor esfuerzo.

Además, en el agua no sientes el calor del ambiente y si lo haces en grupo en grupo y con música resulta tremendamente divertido!!

¿Qué beneficios aporta hacer gimnasia en el agua?

  • Activas la circulación.
  • Corriges la postura y disminuyes los dolores de espalda.
  • Trabajas la musculatura.
  • Mejoras la capacidad pulmonar.
  • Mejoras la flexibilidad y la resistencia.
  • Mejoras la coordinación y refuerzas la atención.
  • Aumentas la relajación y la sensación de bienestar.

Ponte protección solar sobre todo en hombros, cuello, orejas y cara si estás en una piscina al aire libre y al agua patos!!!

gimnasia en el agua

Ejercicios en el agua

  1. Calentamiento. El más sencillo y efectivo es caminar en el sitio. Al ritmo de una música ligera y levantando mucho las rodillas.
  2. Saltos. Acelerarás la respiración y el bombeo cardíaco. Salta y abre las piernas. Brazos en cruz. Salta y cierra las piernas brazos estirados por encima de la cabeza. Otros salto y vuelta a la posición inicial. 50 veces a ritmo rápido.
  3. Zancadas. Ahora salta dando zancadas hacia delante con los codos flexionados y adelantando el brazo contrario a la pierna. Cambia de pierna y brazo alternativamente, muy rápido 50 veces.
  4. Abdominales. Apóyate con los codos en el borde. Espalda contra la pared. Eleva las dos piernas hasta que queden en ángulo de 90 grados con tu espalda y baja sin llegar a apoyar.
  5. Bicicleta. En la misma posición realiza movimiento rotatorio como si fueras en bicicleta. Repite 100 veces. Respira por la nariz.
  6. Flotando. Ahora mantente a flote y eleva las piernas juntas mientras intentas dar un aplauso para debajo de ellas. Estira de nuevo el cuerpo sin llevar a descansar en el suelo y repite. Dos series de 10.
    Después, sin apoyarte en el suelo abre mucho las piernas y cierra hasta cruzar la izquierda sobre la derecha. Vuelve a abrir y cierra cruzando la derecha sobre la izquierda. Dos series de 10.
  7. Estiramientos. Estira todos los músculos abriendo mucho las piernas y tirando de los brazos hacia arriba como si tocaras el cielo.
    Rota el cuerpo a la derecha sin mover las piernas hasta que veas lo que tienes atrás. Después rota hacia la izquierda.
    Tuerce el tronco hacia la derecha estirando el brazo izquierdo por encima de la cabeza como si tiraran de él. Lo mismo con el otro lado.
    Sujeta el pie derecho junto al glúteo, con la mano derecha flexionando la rodilla, mientras mantiene el equilibrio. Repite con el izquierdo.
  8. Respiración. Respira profundo por la nariz y espira por la boca. Tres veces.

¡¡Ya está!! ¿A que ha sido fácil, divertido y refrescante? Pues repítelo siempre que puedas y tus músculos te lo agradecerán.

Si necesitas un entrenador personal que te oriente no dudes en buscarlo en AXA Health Keeper. Suma Fitpoints y consigue descuentos en servicios de salud.