Remedios caseros para la ansiedad - AXA Healthkeeper

Te explicamos los tratamientos más eficaces para sanar este trastorno tan habitual.

En AXA Health Keeper encontrarás profesionales que pueden ayudarte a combatir el estrés y la ansiedad. Regístrate y encuéntralos.

Qué es la ansiedad

La ansiedad es una emoción natural que pueden experimentar todas las personas ante la amenaza de un resultado negativo o incierto. Se trata en realidad, de una reacción de alarma ante un peligro potencial.

De acuerdo con la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés, esta emoción desagradable surge cuando una persona percibe una amenaza y, para poder afrontar la situación, se pone en alerta.

Sin embargo, los trastornos por depresión y por ansiedad son problemas habituales de salud mental que afectan a nuestra calidad de vida. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, más de 260 millones de personas sufren alteraciones de ansiedad.

Causas de la ansiedad

Las principales situaciones que provocan ansiedad son aquellas en las que nos sentimos evaluados, como por ejemplo: hablar en público, hacer exámenes, hacer entrevistas, ser observado o supervisado, etc., ya que puede ser que nos valoren negativamente.

- Ante un peligro físico: situaciones las que vemos peligrar nuestra supervivencia o nuestra integridad como persona.

- Situaciones de evaluación: donde nos podemos sentir examinados y el resultado de esta evaluación puede tener consecuencias o bien positivas o negativas.

- Algunas fobias: tener aversión al viajar en avión, ante inyecciones, sangre, animales, tratamiento dental, los espacios cerrados, aglomeraciones, aguas profundas, etc.

- Acciones cotidianas: a veces rutinas diarias como intentar dormirse o trabajar pueden resultarnos ansiógenas, ya que podemos estar pensado en las amenazas y en posibles peligros.

Síntomas de ansiedad

La ansiedad puede afectar a nuestro bienestar en tres niveles diferentes:

Cognitivo-subjetivo (experiencia): se caracteriza por sentimientos de malestar, preocupación, hipervigilancia, tensión, temor, inseguridad, etc.

Fisiológico (corporal): podemos percibir cambios en la tasa cardíaca y respiratoria, así como en la  tensión muscular, molestias gástricas, sudoración etc. La persistencia de estas variaciones puede conllevar a dolores de cabeza, insomnio o contracturas musculares.

Motor (conductual): puede manifestarse como inquietud motora, hiperactividad, tartamudez, llanto o deseo por consumir más sustancias (comida, alcohol, tabaco).

Ansiedad. Tratamiento

Hoy en día es posible superar las dificultades y sufrimientos por ansiedad, ya que los trastornos son bien conocidos y se pueden tratar con diversos métodos:

- Psicoterapia: puede brindarnos nuevos conocimientos y herramientas alternativas para controlar la ansiedad. La terapia puede durar de 5 a 8 meses, dependiendo de los casos y, a veces, el médico puede prescribir ansiolíticos.

- Grupos de autoayuda: pueden ser útiles para mejorar la motivación de las personas en la búsqueda de una solución, pero no pueden sustituir a un especialista en ansiedad.

- Tratamiento natural: existen terapias naturales como la fitoterapia, técnicas de relajación o los masajes, que son capaces de reducir considerablemente los niveles de ansiedad. Remedios para la ansiedad

Remedios caseros para la ansiedad

1. Plantas medicinales: el boldo, el hipérico, la onagra, la valeriana, la lavanda, la amapola, el majuelo y la tila son hierbas muy beneficiosas. Lo mejor es tomarlas en infusión, con una cucharada de flores secas por vaso y beber unos 3-4 vasos al día.

2. Masajes para la ansiedad: el masaje linfático y la reflexiología (masajes en los pies) pueden ejercernos un gran efecto calmante, por su incidencia en el sistema nervioso.

3. Alimentación saludable: los alimentos ricos en antioxidantes y en vitamina B o magnesio, como los cereales integrales, los frutos secos y  las legumbres, ayudan a superar la ansiedad. Por contra, hay que eliminar el consumo de alcohol y el café.

4. Ejercicio físico: la práctica de deporte es una manera de liberar serotonina, que nos reporta una sensación placentera. Basta una buena caminata a ritmo ligero para que el cuerpo y la mente empiecen a notar cambios.

5. Técnicas de relajación: también es recomendable realizar alguna técnica de relajación todos los días 20 minutos. Hay varias opciones: el mindfulness, que consiste en aprender a centrar la mente en el ‘ahora’, repetir asanas de yoga que ayudan a armonizar cuerpo, mente y emociones, y la meditación (basada en la respiración) que disminuye los niveles de cortisol.

Comparte el artículo con tus amigos

categoriasBIENESTAR