El ácido úrico es un compuesto que genera el organismo al deshacer alimentos ricos en purinas (mariscos, carnes, alcohol). Un nivel alto puede llegar a provocar gota, una dolencia que causa dolor e inflamación en el dedo gordo del pie. Averigua cómo mantener el ácido úrico a raya.

En AXA Health Keeper contamos con los mejores endocrinos y nutricionistas que te aconsejarán. Conócelos.

Qué es el ácido úrico

El ácido úrico es un compuesto de nuestro organismo, que se genera al digerir los alimentos que contienen purinas. Estas son sustancias se encuentran en niveles altos en algunos alimentos como el marisco, las vísceras, los embutidos y las bebidas azucaradas.

Normalmente, el cuerpo filtra el ácido úrico a través de los riñones y la orina. No obstante, si consumen demasiadas purinas, o si el cuerpo no puede deshacerse bien de ellas, el ácido úrico puede acumularse en su sangre.

Un nivel alto de ácido úrico se conoce como hiperuricemia. Esto puede desencadenar gota, una enfermedad que causa dolor en las articulaciones que acumulan cristales de urato. También puede hacer que la sangre y la orina sean demasiado ácidas.

Niveles de ácido úrico: alto y bajo

Los niveles normales de ácido úrico en mujeres se sitúan entre 2,4 y 6,0 mg/dL y, en hombres, entre 3,4 y 7,0 mg/dL.

Las cifras de ácido úrico se detectan mediante un análisis de sangre o de orina. Cuando se superan los máximos establecidos, se produce un exceso de purinas.

Aunque la mayoría de veces se eliminan a través de la orina, otras se acumulan en sangre, causando dolencias como la gota, cálculos renales y determinadas cardiopatías.

El ácido úrico puede acumularse en su cuerpo por muchas razones, como la alimentación, el sobrepeso, el estrés o la genética.

Asimismo, ciertos trastornos también pueden provocar niveles altos de ácido úrico: dolencias renales, diabetes mellitus, hipotiroidismo, cáncer o soriasis.

Qué es la gota (enfermedad)

La gota es una de las principales consecuencias del elevado nivel de ácido úrico en sangre (hiperuricemia).

Según la Fundación Española de Reumatología, esta enfermedad afecta a más de la mitad de las personas con niveles altos de ácido úrico.

Se trata de un tipo habitual de artritis que se caracteriza por ataques repentinos y graves de dolor, hinchazón y enrojecimiento en el dedo gordo del pie.

La sensación es como si se tuviera en dedo en llamas. Los episodios dolorosos pueden suelen tener lugar de noche y sus síntomas pueden aparecer y desaparecer.

Síntomas de la gota

Estos son los signos más habituales de esta dolencia común.

Dolor intenso. Aunque suele afectar al dedo gordo del pie, la gota puede producirse en los tobillos, rodillas, codos, muñecas y dedos. El dolor es más agudo durante las primeras horas.

Molestia persistente. Cuando el dolor más intenso desaparece, pueden quedar molestias articulares, que pueden alargarse días e, incluso, semanas.

Inflamación. Las articulaciones afectadas se hinchan, se calientan y enrojecen, además de estar especialmente sensibles a cualquier roce o fricción.

Limitación del movimiento. Muchas veces, la gota impide mover las articulaciones con normalidad.

Actividad física para prevenir ácido úrico alto

Remedios para el ácido úrico alto (que actúan) rápidamente

La gota no suele durar más de 10 días y suele desaparecer sola, aunque puede reaparecer con brotes fortuitos y dolorosos. Estos remedios naturales te ayudarán a disminuir los síntomas.

Articulación en alto. Mantenla en esta posición para evitar que el dolor se agudice. Cuanto menos la muevas, mejor.

Aplícate frío. Para bajar la hinchazón, colócate una bolsa con hielo sobre la zona afectada unos 20 minutos varias veces al día.

Toma infusiones. La cola de caballo es un potente drenante que ayuda a bajar los niveles de ácido úrico. La ortiga tiene un efecto diurético. Y el sauce ayuda a descomponer las purinas.

Masajes. Por sus propiedades calmantes, la lavanda ayuda a reducir las molestias causadas por la gota. Masajea la zona afectada con aceite esencial de esta planta.

Ácido úrico en los alimentos

Además de estos remedios caseros, seguir unas pautas dietéticas puede ayudar a prevenir los ataques de gota.

Frutas y verduras. La piña, las naranjas y los kiwis son aliados contra la hiperuricemia. El ajo negro también ayuda a combatir la gota y el ácido úrico alto.

Evita el marisco, las vísceras, los embutidos y el pescado azul. Son fuente de ácido úrico y grasas saturadas. Sustituye los embutidos por pechuga de pavo, mucho más saludable.

Modera la carne. Limita su consumo a tres o cuatro raciones semanales. Además, una dieta rica en proteínas aumenta el riesgo de sufrir gota.

Ojo con las legumbres. Las judías y los garbanzos contienen elevadas dosis de purinas, por lo que deben consumirse en cantidades pequeñas. Pero, sus beneficios son diez veces mayores.

Adiós al alcohol. Evita el alcohol, tomar refrescos energéticos y bebidas azucaradas. Hay que mantenerse hidratado con agua. Bebe entre un litro y medio y dos al día.

Cena ligero. Evita las comidas copiosas y pesadas. Así facilitarás la digestión, tendrás un sueño de más calidad y evitarás posibles ataques de gota, que suelen producirse de noche.

Actividad física. El deporte previene el sobrepeso y el estrés, dos factores de riesgo de la gota. Muévete de forma adecuada, sin excederte, ya que podría tener el efecto contario.

Como ves, algunos hábitos sanos pueden ayudarnos a mantener el ácido úrico en niveles saludables. Recuerda alimentarte con cabeza, llevar una vida activa y acudir a las revisiones médicas periódicas.

Chequea tu alimentación en el
Test de Estilo de Vida Saludable de nuestra App.

Fuentes:

Diez preguntas y respuestas sobre la gota. Fundación Española de Reumatología. https://inforeuma.com/informacion/decalogos/diez-preguntas-respuestas-la-gota/