El síndrome de la clase turista es un trastorno cardiovascular que puede aparecer tras pasar un largo periodo de tiempo sentados sin moverse. Esto ralentiza la circulación de la sangre y, por tanto, aumenta el riesgo de trombosis venosa. Te explicamos en qué consiste y cómo evitarlo.

En AXA Health Keeper te ofrecemos profesionales que pueden resolver todas tus dudas. Regístrate aquí.

Sindrome Clase TuristaLas vacaciones de verano nos permiten viajar a lugares muy lejanos. Los vuelos se alargan. Y, a la hora de planificar el viaje, lo primero que nos viene a la mente es cómo sobreponernos al jet-lag. Pero el transcurso del viaje también importa. Estar cuatro horas (e incluso ocho o diez) sentados y sin movernos puede conducirnos a sufrir el síndrome de clase turista (también conocido como trombosis venosa profunda).

Qué es el síndrome de clase turista

El trastorno de síndrome de clase turista se denomina así por el reducido espacio que muchas aerolíneas dejan entre los asientos en vuelos comerciales y que dificulta el movimiento de los pasajeros. Sin embargo, este término se ha ido abandonando por uno más preciso: síndrome del viajero. Y es que también hay riesgo en desplazamientos prolongados en otros medios de transporte que no son aéreos.

El problema reside en la dificultad de la sangre para retornar al corazón. Esto fuerza su acumulación en las venas de las piernas, con el riesgo de formar un coágulo que, según la Fundación Española del Corazón (FEC), si se libera a la circulación, puede producir una trombosis venosa.

Afecta sobre todo a pasajeros con otros factores de riesgo trombótico (cirugías, obesidad, pacientes con tromboembolia venosa previa…). La incidencia depende del tipo y duración del viaje y de los factores de riesgo individuales. La Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia (SETH) explica que cualquier viaje prolongado multiplica por 2 o 3 el riesgo de trombosis venosa.

Síntomas del síndrome de la clase turista

Los síntomas de la trombosis venosa profunda incluyen:

  • Hinchazón de la pierna afectada (no es común que se hinchen las dos a la vez).
  • Dolor en la pierna: suele aparecer una especie de calambre en la pantorrilla.
  • Enrojecimiento o manchas en la piel.
  • Sensación de calor.

La trombosis venosa profunda puede presentarse sin síntomas perceptibles. Aun así, hay algunas señales que pueden revelarnos la presencia de una embolia pulmonar:

  • Dificultad repentina para respirar.
  • Dolor o molestia en el pecho.
  • Mareo o desmayo.
  • Pulso acelerado.

En estos casos, es muy importante buscar atención médica de inmediato.

Cómo prevenir el síndrome de la clase turista

Las medidas para prevenirlo incluyen:

  • Evitar la deshidratación bebiendo abundante agua.
  • No consumir alcohol ni fumar.
  • Evitar el consumo de tranquilizantes.
  • Realizar estiramientos con las piernas y levantarse cada una o dos horas.
  • Intentar no cruzar las piernas mientras estamos sentados.
  • Realizar suaves masajes en las piernas.
  • Evitar ropas ajustadas o que hagan presión en alguna parte del cuerpo (calcetines, cinturones…).

Tratamiento para el síndrome de la clase turista

Uno de los problemas de la trombosis venosa es que la mayoría de los coágulos no producen síntomas, de ahí la dificultad para el diagnóstico. Puede aparecer días después del viaje y también se han detectado casos de embolismo tras llegar al aeropuerto.

El tratamiento tiene como objetivo evitar que el coágulo aumente de tamaño, que se libere y provoque embolia pulmonar. Es el mismo que el de la enfermedad tromboembólica, la anticoagulación:

  • Anticoagulantes. Estos medicamentos disminuyen la capacidad que tiene la sangre de formar coágulos. Aunque no disuelven los coágulos existentes, sí pueden evitar que estos aumenten de tamaño y que se produzcan de nuevos.
  • Destructores de coágulos. El médico puede convenir recetar medicamentos que disuelven los coágulos de manera rápida. Estos medicamentos se administran por vía intravenosa para disolver los coágulos o a través de un catéter. Este tratamiento se reserva para los casos graves.

Cuando emprendas un viaje largo, recuerda no quedarte quieto durante muchas horas seguidas, sobre todo si tienes algún factor de riesgo. Y consulta con el médico siempre que tengas dudas.

¿Te gustaría saber si tu estilo de vida es bueno antes de viajar? 
Conócelo en la calculadora de la edad de tu salud de la APP.

FUENTES:

  • Federación Española del Corazón (FEC)
  • Sociedad Española de Trombosis y Hemostasia(SETH)
  • Mayo Clinic