Un soplo en el corazón no es nada más que un ruido que se escucha entre los latidos del corazón. A pesar de que la palabra suele asustar un poco, generalmente es inocuo y no necesita tratamiento porque en la mayoría de los casos el corazón bombea normalmente y está sano. ¿Cuándo es recomendable acudir a un especialista?
En AXA Health Keeper tienes cardiólogos que pueden hacerte las pruebas necesarias para conocer tu salud cardiovascular. Regístrate y conócelos.

Qué es un soplo en el corazón de un niño

Un soplo cardíaco es un ruido anormal que se produce entre los latidos del corazón. Puede ser similar a un zumbido o silbido. Aparece cuando la sangre produce un sonido adicional a medida que avanza. Un latido normal produce dos sonidos, descritos como “lub-DUP”, que son los que emiten las válvulas cardíacas. Con un soplo, se escucha un ruido entre los dos sonidos.

Estos sonidos se pueden escuchar con un estetoscopio y pueden estar presentes al nacer o desarrollarse más adelante. Los soplos cardíacos no son una enfermedad, en la mayoría de los casos son inofensivos y no necesitan tratamiento (soplos funcionales o fisiológicos), aunque en ocasiones pueden indicar un problema cardíaco subyacente o ser más graves (soplos patológicos).

Según un estudio publicado en el Centro Nacional de Información sobre Biotecnología estadounidense (NCBI), menos del 1 % de los soplos en niños son graves o patológicos. El soplo inofensivo es el tipo más común de soplo cardíaco. A menudo se detectan durante un examen de rutina en la infancia.

Otras pruebas para asegurar si el corazón es normal incluyen una radiografía del tórax para verificar si está agrandado o si hay alguna evidencia de una anormalidad en la apariencia de los pulmones y un electrocardiograma y un ecocardiograma. El electrocardiograma permite examinar la actividad eléctrica del corazón, que a menudo indica si el corazón está bajo algún tipo de estrés o tensión.

Causas de los soplos en el corazón

Los soplos cardíacos pueden estar causados por una serie de afecciones relacionadas con el flujo turbulento o la aceleración de la sangre en el corazón, que incluyen:

  • Infección.
  • Fiebre.
  • Anemia.
  • Hipertiroidismo.
  • Problemas de la válvula cardíaca.

 

Sintomas de los soplos cardiacos Sintomas

Síntomas de los soplos en el corazón

En el caso de un soplo cardíaco inofensivo o inocente, como se conocen los soplos que no conllevan ningún riesgo, es probable que no aparezcan síntomas (excepto el murmullo en el latido).

Tampoco pueden aparecer síntomas en el caso de un soplo cardíaco anormal, según informa Mayo Clinic, aparte del sonido inusual que se escucha con un estetoscopio. Pero si lo hacen, algunos de estos síntomas son:

  • Falta de aliento.
  • Tos crónica.
  • Hígado más grande.
  • Hinchazón o aumento de peso repentino.
  • Mareos o desmayos.
  • Dolor de pecho.
  • Piel azulada, especialmente en los labios y las yemas de los dedos.

Tratamiento de los soplos del corazón

Los soplos cardíacos inocentes no requieren tratamiento, ni medicamentos. Los niños no necesitan una evaluación repetida o un seguimiento a largo plazo por parte del cardiólogo, ni tampoco restricciones en el deporte u otras actividades físicas.

Lo más probable es que el soplo desaparezca cuando el niño llegue a la edad adulta, aunque algunos adultos todavía los tengan, tal y como señala la Asociación Americana del Corazón (AHA).

En el caso de que se diagnostiquen otras afecciones cardíacas más graves desde el nacimiento o poco después, y la evaluación revele defectos o problemas más graves, el cardiólogo y el pediatra son los que determinarán la consulta a un cirujano cardíaco. Si el soplo es de un defecto cardíaco congénito, el tratamiento puede incluir medicamentos o cirugía.

Como ves, en la mayoría de los casos un soplo en el corazón no entraña ningún riesgo. Sin embargo, siempre que tengas dudas consulta con tu pediatra, que es quien valorará la necesidad de realizar pruebas complementarias para descartar otros problemas.

¿Quieres conocer tu salud cardiovascular? Puedes acceder a nuestro 
test de riesgo cardiovascular aquí.

Fuentes:

  • Mayo Clinic
  • Centro Nacional de Información sobre Biotecnología (NCBI)
  • Asociación Americana del Corazón (AHA).