Una intoxicación alimentaria se produce cuando se ingieren alimentos en mal estado. Puede tratarse de alimentos que han caducado o que no han sido bien conservados o de una ingesta de alimentos contaminados durante su manipulación. Los problemas digestivos en verano son producto de las altas temperaturas y el aumento del consumo de productos frescos, lo que hace que sea más fácil la contaminación y la proliferación de gérmenes patógenos. Sufres una intoxicación alimentaria, ¿qué hacer?

En AXA Health Keeper  tienes a nuestros endocrinos y nutricionistas  a tu disposición y si sufres algún trastorno digestivo puede consultar a los especialistas en digestivo. Aquí puedes registrarte y conocerlos.

Síntomas intoxicación alimentaria

Los síntomas de una intoxicación alimentaria más característicos son:

  • Dolor fuerte de estómago con o sin ardor de estómago y reflujo.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Deshidratación.
  • Náuseas.

Aparecen durante las 2-4 horas tras la ingesta y los primeros en aparecer pueden ser más inespecíficos como malestar o fiebre. Pueden ser graves y prolongarse en el tiempo, aunque dependerá en gran medida del estado de salud previo del paciente.

Las personas que sufre colon irritable son más vulnerables a este tipo de intoxicaciones, pero deberán ser capaces de diferenciar si es un alimento que habitualmente les hace daño o se trata de algo más.

Si has comido varios platos, deberás descartar aquellos que hayan comido los demás y no se vean afectados. Las intoxicaciones más frecuentes son:

  • Intoxicación por pescados y mariscos.
  • Intoxicación por huevos.
  • Intoxicación por lácteos y salsas en mal estado.
  • Intoxicación por mala higiene de frutas y verduras (que se comen crudas).

Infección alimentaria

Una infección alimentaria (estomacal) es diferente que una intoxicación. Se produce por la proliferación de bacterias (salmonella, listeria…) o virus (hepatitis, rotavirus…) que están presentes en alimentos. Cursa con síntomas parecidos: náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, escalofríos…

Una intoxicación es una manifestación clínica por las sustancias tóxicas ingeridas, pero no siempre tiene que ser una infección. La gastroenteritis, sin embargo, sí lo es.

tratamiento intoxicación alimentaria

Intoxicación alimentaria qué hacer. Tratamiento.

  • Mantén la hidratación. En especial si tienes vómitos y diarrea líquida. Bebe sorbos pequeños, de agua con limón, infusiones o de algún caldo sin grasas, para reponer agua. Es especialmente importante en niños y en ancianos.
  • Descansa en cama. Es la mejor manera de reponerse.
  • Las primeras horas, no comas nada. Deja descansar al estómago y da tiempo a tus defensas a deshacerse del invasor. Después deberás ir reponiendo energía y comenzarás con una dieta blanda y limpia.
  • Alimentos contra la diarrea:

Arroz, patata, pan tostado, pescado hervido o pollo a la plancha, manzana asada o plátano.
Evita los lácteos (salvo el yogur), las frutas y verduras y cereales integrales.
Toma probióticos para recuperar la flora bacteriana que se habrá perdido en las diarreas. Como por ejemplo yogur desnatado y sin azúcar.

  • Recuerda que existen hierbas, semillas y raíces que han sido utilizadas durante siglos y que pueden ayudarte a recuperarte mejor. Son, por ejemplo:

La melisa que evita los espasmos del estómago y alivia por tanto el dolor.
El jengibre que reduce las náuseas y mejora la inapetencia posterior.
El hinojo que calma el intestino y evita los gases.
La manzanilla que ayuda a vomitar y evita los calambres.
La miel que mezclada con un té o manzanilla ayuda a que termine de hacerse la digestión estancada.
El vinagre de manzana con agua tibia que por su naturaleza alcalina equilibra el pH y evita los vómitos.

Pregunta a tu médico si los síntomas no mejoran en 24-48 horas, si la fiebre es muy alta, si no retienes ni los líquidos o si apenas orinas. Una actuación a tiempo puede evitar que necesites un ingreso hospitalario por deshidratación o malnutrición.

Recuerda que el alcohol dificulta la limpieza del organismo. Examina tu consumo habitual de alcohol con el test de estilo de vida de Axa Health Keeper y prevén posibles trastornos estomacales.