Esta actividad en la nieve nos aporta vitalidad en pleno invierno, tonifica el cuerpo y eleva nuestro estado de ánimo. ¡Descubre las ventajas de practicarla!

En AXA Health Keeper no dejaremos nunca de hablarte de los beneficios del deporte. Porque queremos cuidar de tu salud. Regístrate y únete a la comunidad.

Esquiar en la nieve

El ski consiste en patinar o descender con unos patines largos, ligeros y elásticos, en el menor tiempo posible siguiendo un trazado marcado y con ondulaciones.

Se cree que esquiar campo a través es una actividad que tiene al menos 6.000 años de antigüedad, según la Real Federación Española de Deporte de Invierno. Se utilizaba en los países nórdicos como medio de transporte y como medio para cazar.

No obstante, el ski como deporte no llegó a Europa hasta el siglo XIX, de la mano de los noruegos. La primera fecha oficial del origen del ski en España es la primera esquiada en Rasos de Peguera, el 25 de diciembre de 1908.

Deportes en la nieve

Para los amantes del deporte, uno de los atractivos del invierno es la llegada de la nieve a las montañas. Muchos aficionados eligen estas fechas para practicar actividades al aire libre, como el ski o el snowboard.

Estos deportes de invierno conllevan múltiples beneficios para nuestro bienestar:

Suben el ánimo: ofrecen una dosis extra de buen humor y elevan nuestra autoestima, que puede estar un poco baja (por el mayor número de horas de oscuridad o por pasar más tiempo en casa), previniendo así la tristeza.

Revitalizan: se practican en un entorno natural, lejos del ruido y la contaminación de la ciudad, reportándonos aire puro, contacto con la naturaleza y una mayor exposición a los rayos de sol.

Trabajo muscular: estas modalidades exigen el trabajo de un gran número de músculos, desde el abdomen, a la espalda, hombros y piernas, porque están en constante flexión y extensión.

Favorecen el corazón: se trata de un ejercicio de resistencia y de intensidad moderada que favorece el sistema cardiovascular y respiratorio.

Mejoran el equilibrio: aparte de entrenar la coordinación entre brazos y piernas, mejora el sentido del equilibrio.

Queman calorías: se trata de una disciplina muy completa, también cardiovascular, que hace que se eliminan calorías del cuerpo, logrando un peso saludable.

Hacen ‘equipo’:  su práctica puede ser beneficiosa para niños, padres, familias y amigos, fomentando valores como el trabajo en equipo, la solidaridad y la sana competición.

Deportes en la nieve

Deporte de ski

Aunque existen numerosas modalidades, el ski clásico se divide en dos ramas: el ski de fondo y el ski alpino.

Ski de fondo: es la modalidad más antigua, cuyos movimientos se realizan en terreno llano y ondulado, sirviendo incluso para ascender ligeros terrenos empinados. Es accesible para casi todo el mundo, porque se trata de un deporte de intensidad moderada.

Ski alpino: es la disciplina más popular, que consiste en descender montañas nevadas con la ayuda de los skies. El ascenso a la pista se hace con el uso de un remonte. Es un ejercicio más intenso, el descenso es rápido y puede acarrear mayor número de accidentes, si no se toman las precauciones necesarias.

Snowboard: es un deporte más extremo que se asimila al ski alpino, ya que se basa en resbalar por pendientes usando una tabla de snow. De la misma manera, para practicarlo se requiere una preparación previa para evitar posibles accidentes.

Como ves, el ski es una actividad que puede ayudarte a mejorar tu salud física y mental: te hará más fuerte y ágil, y el contacto con la naturaleza te reconfortará.

Tomando las medidas de seguridad necesarias, tu próxima escapada a la nieve puede convertirse en una experiencia sana, divertida y emocionante.

El ski nos abre un mundo de sensaciones. ¿Te atreves a entrar?