Con la vida que llevamos hoy en día, no siempre nos sobran 2 horas al día para dedicarlas a quemar calorías. Pero aunque solo tengas 30 minutos, vamos a enseñarte a aprovecharlos bien.

Y es que en AXA Health Keeper no nos cansamos de darte consejos deportivos. ¿Te animas? Regístrate con nosotros.

Correr mediante una sesión a intervalos

El entrenamiento a intervalos ya sea sólo aeróbico o también con ejercicios anaeróbicos consiste en realizar un entrenamiento con periodos cortos de distinta intensidad, de modo que  se mejore la resistencia cardiovascular, aumente el umbral de fatiga y se queme más grasa.

Un estudio realizado en Japón en los años 90 constató que un entrenamiento básicamente aeróbico con una intensidad constante del 70% mejoraba la capacidad pulmonar y cardíaca pero no la musculatura, mientras que un entrenamiento con periodos de alta intensidad de 20 segundos y descansos cortos de diez segundos mejoraba la capacidad aeróbica igual que un entrenamiento constante pero aumentaba también la anaeróbica hasta en un 28%.

En un entrenamiento de running, los intervalos consistirán en unos segundos de sprint, de subir escaleras, o cuestas para elevar pulsaciones y quemar más grasas y después bajar hasta casi caminar para recuperar fuerzas y continuar a velocidad normal.

Será imprescindible que cronometres los diferentes periodos para no sobrepasar el tiempo y repartirlo adecuadamente. Vigila la postura y la pisada.

No es necesario que realices tu entrenamiento de running de intervalos diariamente. Puedes hacerlo un día o dos por semana y el resto de días realizar una salida normal.

Si lo haces dentro del gimnasio, te sirve una cinta de correr, una elíptica o una remadora. La cuestión es variar el ejercicio y la intensidad.

ejercicio cardio para quemar calorías

Minuto y resultado

Comienza con 4 minutos de calentamiento suave. Camina en el sitio, o trota ligero. No olvides estirar antes de empezar a correr.

Primer intervalo intenso, minuto 5: Corre a velocidad elevada, la máxima que puedas aguantar si quedar sin aliento.

Minuto 6 y 7: Descanso. No pares en seco. Lo que debes hacer es bajar pulsaciones, corriendo a un ritmo suave.

Segundo intervalo intenso: Minutos 8 y 9. Sube una cuesta a velocidad máxima o haz sprint cortos durante dos minutos sin parar, cambiando de dirección. ¡Ojo con los frenazos, pueden ser lesivos para las rodillas!

Minuto 10: Descanso con intensidad baja. Si estás muy fatigado puedes simplemente caminar, pero no te pares.

Repite el primer intervalo y el segundo con un descanso de un minuto entre ambos 4 veces (16 minutos). Si te ves flaquear haz los periodos de descanso un minuto más largos.

Te sobrarán 4 minutos que deberás utilizar para trotar suave e ir decelerando poco a poco hasta pararte.

No olvides estirar después de la sesión e hidratarte adecuadamente.

Es un entrenamiento muy fuerte, así que si no te gusta, varíalo según tu conveniencia, para que puedas terminarlo y sentirte mejor.

Si tu intención es, además de estar en forma, conseguir un peso ideal, además del deporte que quema calorías deberás tener en cuenta las calorías de los alimentos y adaptar tu dieta para que sea completa, equilibrada y moderada en energía.

En AXA Health Keeper encontrarás entrenadores personales y gimnasios donde buscar la disciplina más acorde con tus gustos.