El tapeo es una costumbre muy de moda en nuestro país y muy conocida fuera de él. La oferta es muy amplia. Te invitamos a preparar deliciosas tapas en casa y a saborearlas sin descuidar la línea. Es mucho más fácil de lo que imaginas si sigues estas sencillas pautas.

En AXA Health Keeper tenemos endocrinos y nutricionistas cualificados, que pueden ayudarte a comer mejor y de forma sencilla. Pregúntales aquí.

Las tapas, esos pequeños bocados que solemos comer con los dedos, son sinónimo de verano. Sin embargo, en demasiadas ocasiones, utilizamos como excusa el buen tiempo y las vacaciones para realizar elecciones alimentarias poco saludables.

Esta época del año también nos trae alimentos frescos de temporada muy nutritivos y beneficiosos para nuestro organismo. Así que, durante este periodo estival, no tenemos por qué renunciar al disfrute de estas pequeñas exquisiteces. Existen multitud de formas para crear un picoteo sano.

Tipos de tapas

A la hora de comer de tapas, se nos abre todo un abanico de posibilidades. Hay tantas recetas como gustos. Para diseñar una pequeña delicia nutritiva y saludable, evitaremos incluir en nuestra receta todo tipo de alimentos grasos y salsas. Por el contrario, sí trabajaremos con hortalizas y verduras frescas, y pescados y mariscos.

Estas son algunas combinaciones para tener en cuenta:

 1. Tapas frías, fáciles y sanas

 Mejillones a la vinagreta. Limpiamos bien 12 mejillones y los ponemos en una cazuela con agua. Dejamos que hiervan y que se abran con el vapor. Cuando ya están abiertos, los sacamos y los escurrimos bien. Después, troceamos 1 cebolla y 2 pimientos en trocitos bien pequeños. Los añadimos a los mejillones fríos con un poco de sal, un poco de aceite de oliva y vinagre.

 

Tapas light mejillones

 

Mini tostadas de aguacate. Pelamos 1 aguacate y lo cortamos en dados pequeños. Lavamos 1 tomate y lo troceamos también en dados pequeños. Cortamos en láminas varias aceitunas pequeñas. Finalmente, mezclamos estos ingredientes y los ponemos encima de tostadas pequeñas (las hay de forma redondeada o cuadradas).

 

Tapas light tostadas aguacate

 

Tomates rellenos de guacamole. Cortamos la parte superior de 2 tomates. Con una cuchara, retiramos con cuidado la pulpa del interior, dejando la cáscara. En un tazón mediano, machacamos 1 aguacate, le agregamos la pulpa de los tomates que hemos retirado previamente. También añadimos 1 cebolla picada, cilantro cortado, jugo de limón, ajo y sal. Rellenamos los tomates con esta mezcla y listo para picar.

 

 

Almejas con espárragos verdes. En una sartén pochamos 1 cebolla y 1 ajo picado. Una vez estén blandos, añadimos 250 gramos de almejas y perejil bien picado. En otra sartén, freímos medio manojo de espárragos verdes cortados a trozos. Cuando ya están blandos, los añadimos a las almejas.

 

 

 

 2. Tapas creativas y sanas

Canapé de orejones de albaricoque. Cubrimos 4 albaricoques (cada uno de ellos) con un poco de queso azul desmenuzado. Espolvoreamos con pistachos troceados y ligeramente machacados. Finalmente, rociamos con un poco de miel.

Setas con cebolla. Cortamos 1 cebolla en tiras finas y la cocinamos hasta que adquiera un color dorado. Limpiamos 300 gramos de setas y las salteamos con un poco de aceite. Cuando hayan perdido toda el agua, añadimos la cebolla y salpimentamos. Cubrimos las rebanadas con las setas. Podemos acompañarlas con una rebanada de pan integral, previamente tostado.

 

Tapas light setas cebolla

 

Salmón ahumado con rábano. Cortamos varias rodajas de rábano, que servirán de cama o plato. Cubrimos cada rodaja con salmón ahumado, una cucharada de crema de eneldo y una rama pequeña de eneldo fresco.

 

Tapas light salmón

 

Brocheta de tomate cherry y gambas. En una plancha con un poco de aceite les damos un poco de color a 24 gambitas. Lavamos y cortamos por la mitad 2 tomates. Podemos montar la brocheta alternando una gamba, un trozo de tomate y unas cebollitas pequeñas.

 

Tapas light brocheta

 

Durante el verano, es posible continuar comiendo bien sin necesidad de complicarnos en la cocina. Las opciones son muchas y muy diversas. Todo dependerá de nuestras ganas de cocinar, de nuestros gustos o los de los comensales y de las preferencias culinarias. Y, si lo combinamos con la práctica regular de ejercicio, los beneficios para nuestro organismo se multiplicarán.

 

¿Quieres saber si tienes un estilo de vida saludable? Puedes hacer 
nuestro test de estilo de vida saludable en nuestra app.

 

FUENTES:

  • Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO)
  • Directo al Paladar
  • Eating Well