La inflamación de los tendones en el hombro es una afección frecuente en deportistas y personas que mueven el brazo por encima de la cabeza reiteradamente. Aplicar hielo en la zona puede ayudar a reducir el dolor y bajar la hinchazón. Aprende a hacerlo paso a paso.

En AXA Health Keeper tenemos fisioterapeutas y traumatólogos que te ayudarán a superar este tipo de lesiones. Regístrate.

Tendinitis de hombro

La tendinitis del hombro es la inflamación o irritación del manguito de los rotadores, que son  los tendones que fijan los músculos a los huesos del hombro. Esta afección, también conocida como hombro del nadador, hombro del pitcher (lanzador de béisbol) u hombro del tenista, afecta entre un 4% y un 7% de la población, siendo más frecuente en los hombres.

Empieza como una molestia leve al hacer algunos movimientos concretos o bien por la noche. Pero, poco a poco, el dolor se agudiza y la movilidad se ve notablemente limitada.

Tener más de 40 años y realizar deportes o ejercicios (tenis, beisbol, natación) que requieran la movilización repetitiva del brazo por encima de la cabeza son los principales factores de riesgo.

Síntomas de una tendinitis de hombro

Los signos de la tendinitis se manifiestan junto a la articulación del tendón lesionado y consisten en dolor, sensibilidad y rigidez, que se agravan por el movimiento.

– Dolor asociado con el movimiento del brazo

– Molestias nocturnas, sobre todo cuando se duerme sobre el hombro afectado

– Falta de fuerza en el brazo

– Dificultad para levantar el brazo

La exploración física de un médico puede revelar la sensibilidad del hombro, mientras que las radiografías pueden mostrar condensación ósea en el lugar de inserción de los tendones. Luego, la resonancia magnética puede indicar el engrosamiento por la inflamación en el manguito de los rotadores o un desgarro en algunos tendones.

Causas de una tendinitis hombro

Sobreesfuerzo: la causa más común de tendinitis es la lesión o el sobreesfuerzo  durante el trabajo o entrenamiento excesivo al practicar un deporte concreto.

Infección: a veces una infección en el interior del tendón es la responsable de la inflamación del tendón que fija el músculo al hueso y que produce el dolor.

Envejecimiento: los tendones suelen estar rodeados de una vaina de tejido similar a la que recubre las articulaciones: la sinovial. Este tejido puede verse aquejado con la edad, ya que los músculos y los tendones pierden su elasticidad con los años.

Artritis: la tendinitis también puede asociarse con enfermedades inflamatorias que afectan a todo el organismo, como la artritis reumatoide.

Movimientos repetitivos: se tiene un mayor riesgo de desarrollar tendinitis si se realizan movimientos repetitivos forzados de los brazos. Tampoco hace falta ser un atleta profesional para padecer esta afección, puede ser recurrente en trabajadores de cadenas de producción o que mueven cargas pesadas.

¿Calor o frío para la tendinitis?

Generalmente se utiliza el calor en las lesiones crónicas y frío para las situaciones agudas (que provocan inflamación, hinchazón y dolor).

El hielo es la mejor opción cuando la lesión es reciente, especialmente, durante los primeros tres días. El frío adormece la zona adolorida y hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lo que reduce la hinchazón. Hay que intentar aplicar hielo en el hombro durante 15 a 20 minutos, y cada 4-6 horas, colocando una toalla o un paño entre la compresa de hielo y la piel.

En la mayoría de los casos el tratamiento es sencillo y puede hacerse en casa. Al principio se recomienda reposo, aplicación de hielo y administración de antiinflamatorios orales.

En ocasiones, el dolor de la tendinitis desaparece en cuestión de semanas, siempre y cuando se ha evitado realizar la actividad que causó el problema y que desencadenó el dolor.

Antiinflamatorios

El tratamiento inicial contempla el uso de antiinflamatorios orales, además de la aplicación de hielo localizado, para reducir el dolor y la inflamación.

La mayoría de casos de tendinitis no requieren la consulta con el médico. Aún así si el dolor es tan intenso que impide seguir con las actividades de la vida diaria o las molestias no mejoran en 15 días a pesar de las medidas generales, es conveniente acudir a un profesional sanitario.

Asimismo, puede ser que los médicos decidan realizar infiltraciones con corticoides en el hombro para reducir el dolor si el tratamiento con antiinflamatorios no ha funcionado. De hecho, la mayoría de pacientes se recuperan totalmente después de una terapia combinada de medicación, fisioterapia e infiltraciones de corticoides.

Mantener el brazo en reposo con un cabestrillo solo deberá realizarse en casos de dolor muy intenso y durante un corto tiempo (no más de 3 semanas). Cuando las molestias de la tendinitis han desaparecido se suele indicar entrenamiento físico para fortalecer y alargar los músculos del manguito de los rotadores y evitar, así, futuras lesiones.

Descubre la salud de tu columnas y tus hombros en 
el nuevo Test de Postura de Espalda.

Fuentes:

Tendinitis, Elsevier, Farmacia Profesional, 2004.

Clínica Mayo, EE.UU

Healthy Children, American Academy of Pedriatics

Trastornos musculoesqueléticos, Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, Ministerio de Trabajo e Inmigración de España