La presbicia o vista cansada está provocada por la pérdida de elasticidad del cristalino, la lente natural del ojo que permite enfocar imágenes a diferentes distancias. El 90 % de las personas mayores de 45 años padecen algún grado de presbicia, es decir, tiene dificultad para ver de cerca con nitidez. ¿Cómo puede detectarse? ¿Por qué se produce? ¿Tiene cura?

Si tienes algún problema consulta con los oftalmólogos de AXA Health Keeper. Ellos sabrán aconsejarte. Puedes encontrarlos registrándote aquí.

Qué es la presbicia

La presbicia es la pérdida gradual de la capacidad de los ojos para ver de cerca de manera clara. Es muy típico el gesto que suelen hacer muchas personas cuando alejan una revista o un libro para poder leerlos con claridad, sobre todo a partir de los 40 años, y suele empeorar hasta alrededor los 65 años.

¿Por qué sucede esto? El ojo, para formar una imagen, usa la córnea y la lente para enfocar la luz que reflejan los objetos. Cuanto más cerca está el objeto, más se flexiona la lente. Esta, a diferencia de la córnea, es algo flexible y puede cambiar de forma con la ayuda de un músculo circular que la rodea.

Cuando miras algo a distancia, este músculo se relaja; cuando observas algo de cerca, el músculo se contrae, permitiendo que la lente se curve y cambie el poder de enfoque. La presbicia se produce por un endurecimiento de la lente del ojo, que aparece con el envejecimiento.

A medida que la lente se vuelve menos flexible, ya no es capaz de cambiar de forma para enfocar imágenes de primer plano, por tanto, estas aparecen desenfocadas y hablamos de un defecto asociado a la edad y al envejecimiento, que difícilmente puede prevenirse. Sin embargo,  hay algunas pautas que pueden seguirse como limitar el uso de dispositivos electrónicos con baja luz. Un examen ocular básico puede confirmar la presbicia.

Cuáles son los síntomas de vista cansada

La presbicia suele desarrollarse de forma gradual a partir de los 40 años con síntomas como:

  • Tendencia a mantener el material de lectura más alejado de los ojos para ver mejor las letras.
  • Visión borrosa a una distancia de lectura normal.
  • Fatiga visual o dolor de cabeza después de leer o hacer un trabajo.

Todos estos síntomas son más acusados si estamos cansados o nos encontramos en una habitación con poca luz.

Tratamiento de la presbicia.Tratamiento de la presbicia

Aunque no hay manera de detener o revertir el proceso normal de envejecimiento que causa la presbicia, sí puede corregirse con:

  • Gafas de lectura: siempre y cuando sea el único problema de visión y no haya miopía, hipermetropía o astigmatismo.
  • Bifocales, trifocales o lentes progresivas: las lentes bifocales son útiles tanto para la visión de cerca como la de lejos. Una línea, que puede ser visible o no, divide la lente. La parte inferior refracta la luz para una visión cercana y la superior refracta la luz para permitir ver objetos distantes. Los trifocales tienen tres áreas de lente para corregir la visión de primer plano, rango medio y lejano. Las lentes progresivas corrigen la visión como bifocales y trifocales, pero la refracción cambia gradualmente en la lente de arriba abajo.
  • Lentes multifocales: tienen varios anillos en distintas potencias, lo que permite usar visión cercana y lejana al mismo tiempo, pero el cerebro aprende a seleccionar automáticamente el enfoque correcto para lo que quiere ver.
  • Lentes de monovisión: estos corrigen un ojo para visión de lejos y el otro para visión de cerca. Este tipo de lentes exigen un tiempo de adaptación para entrenar el cerebro a ver de cerca.
  • Cirugía con láser: esta técnica permite remodelar la córnea para una visión lejana clara en un ojo y una visión de primer plano en el otro. Sería similar a usar lentes de contacto monovisión.
  • Implantes corneales: se implantan en la córnea, en la parte frontal del ojo, durante un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo, restaurando la visión de cerca.

En todos los casos, el oftalmólogo es el que debe valorar cuál es el mejor tratamiento para cada caso y, aunque, como hemos visto, la presbicia no puede prevenirse, sí puedes proteger tus ojos y tu visión sometiéndote a controles rutinarios, protegiendo los ojos del sol, seguir una alimentación saludable y siempre usar las gafas adecuadas.

¿Consideras que tienes buena salud? ¡Descubre la edad de tu salud en la calculadora de la APP!

Fuentes: 

  • Academia Americana de Oftalmología (AAO)
  • Mayo Clinic