La escala de Findrisk es una herramienta diseñada para evaluar la probabilidad de contraer diabetes tipo 2 en el futuro. Mediante un cuestionario de preguntas sobre edad, peso o antecedentes familiares, uno obtiene una nota más o menos alta y es conscientes de qué hábitos deberían mejorarse para llevar un estilo de vida más saludable.

 

Regístrate en AXA Health Keeper y pregunta a nuestros endocrinos y nutricionistas por si te quedan preguntas en el aire.

 

¿Qué es la diabetes?

 

La diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce insulina suficiente o cuando el organismo no utiliza eficazmente la insulina que fabrica. La consecuencia de este fallo es el aumento del azúcar en sangre o hiperglucemia, que con el tiempo puede dañar gravemente varios órganos y sistemas.

La diabetes tipo 1, conocida también diabetes insulinodependiente o juvenil, se caracteriza por la ausencia de síntesis de insulina.

La diabetes tipo 2 o no insulinodependiente se origina por la incapacidad del cuerpo para emplear adecuadamente la insulina, lo que a menudo es efecto de un exceso de peso o sedentarismo.

 

Las cuatro ‘P’ de la diabetes

 

Las cuatro P de la diabetes son los síntomas habituales que una persona con esta enfermedad (no controlada) puede experimentar sobre todo, en las primeras etapas:

1. Poliuria: es el término médico que indica que el paciente presenta micción frecuente. Estos sucede porque le cuerpo intenta compensar el exceso de glucosa en sangre mediante el incremento de producción de orina, haciendo micciones constantes y cuantiosas.

2. Polidipsia: se trata de tener sed exagerada, una consecuencia directa de la pérdida de agua en el organismo. Al perder mucha cantidad de líquido por la orina, se siente más sed ante el riesgo de deshidratación.

3. Polifagia: hace referencia a un apetito exagerado, debido a que la glucosa que se ingiere a través de los carbohidratos no puede ser aprovechada por las células. Así, estas perciben una necesidad continua de subministro energético.

4. Pérdida de peso: en su búsqueda de glucosa (y no hallarla), el hígado usa los ácidos grasos y la proteínas de los músculos. Si el cuerpo agota las reserva de grasa para generar energía, puede llegar a producir cetonas en sangre, sustancias dañinas para el organismo.

 

Diabetes tipo 2

 

La diabetes tipo 2 se debe a un uso ineficaz de la insulina. Al principio, el páncreas fabrica más insulina para cubrir la falta en el cuerpo. Pero con el tiempo, el páncreas deja de producirla para cubrir los niveles normales de glucosa.

Este tipo representa la mayoría de los casos en todo el mundo y es consecuencia, en gran medida, del sobrepeso y la inactividad física.  De hecho, de acuerdo con la Asociación Americana de Diabetes (ADA), es la más común de las diabetes y muchas personas desconocen que tienen un alto riesgo de sufrirla.

Esta enfermedad no adecuadamente tratada puede producir graves complicaciones, como insuficiencia renal, problemas en la vista, amputaciones, disfunción eréctil, etc.

 

Test de Findrisk: consumo de vegetales

 

Criterios diagnósticos diabetes

 

La Asociación de Diabetes Americana y la Organización Mundial de la Salud proponen los siguientes criterios diagnósticos:

Síntomas de diabetes (poliuria, polidipsia, pérdida de peso) y una determinación de glucemia al azar > 200 mg/dl en cualquier momento del día.

Glucemia en ayunas >= 126 mg/dl (al menos 8 horas antes y después de comer).

Glucemia >=  200 mg/dl a las 2 horas de una sobrecarga oral de glucosa con 75g.

El Test de Findrisk es un instrumento de cribado, desarrollado en Finlandia, y estima la probabilidad de desarrollar diabetes tipo 2 en los siguientes 10 años.

Esta escala se conforma de 8 preguntas, cuyas respuestas tiene asignada una puntuación, variando la nota final entre 0 y 26.

Edad: en general, a más edad, más riesgo. Pero desde hace pocas décadas hay una importante fracción de la población infantil que reúne una serie de marcadores ligados a la diabetes.

Índice de masa corporal: para calcularlo hay que dividir el peso en kg entre la altura en m2.

 – Perímetro de cintura medido por debajo de las costillas: a mayor perímetro, mayor cantidad de grasa central y, por tanto, mayor probabilidad de desarrollar síndrome metabólico y diabetes tipo 2.

Actividad Física: se ha demostrado que las personas más sedentarias tienen una peor gestión metabólica del nivel de glucosa en sangre y de insulina.

Hábitos alimenticios: esta pregunta se centra en descubrir la frecuencia de consumo de frutas y verduras. Aparte que los alimentos vegetales aportan más nutrientes, una ingesta adecuada de los mismos desplaza otros productos procesados perjudiciales.

Medicación: esta cuestión se centra en la toma de algún fármaco para la hipertensión. Y es que se estima que más del 40% de los diabéticos sufren también tensión arterial elevada.

Episodios previos de hiperglucemia: se ha contrastado que mujeres con diabetes gestacional tienen mayor riesgo de sufrir posteriormente diabetes tipo 2.

Predisposición genética: cuestión que se centra en averiguar si hay antecedentes familiares, puesto que este factor podría estar muy relacionado.

 

La encuesta considera que más de 14 puntos puede significar un riesgo de diabetes. No obstante, hay que tener en cuenta que el test Findrisk no puede reemplazar nunca el diagnóstico de un médico. Consulta con un profesional sanitario para contrastar los resultados y realizar otras pruebas de diagnóstico.

 

Descubre el estado de tu salud en los 
nuevos Tests de Estilo de Vida de la app.