Aunque en oriente son muy apreciadas, hasta hace pocos años en Europa no acostumbrábamos a consumir algas marinas. Hoy en día conocemos que muchas de esas algas, no solo son comestibles, sino que aportan numerosos nutrientes beneficiosos para nuestra salud. Vamos a enseñarte algunos tipos de algas comestibles para que aprendas a distinguirlas y las incorpores en tus menús.

En AXA Health Keeper tienes endocrinos y nutricionistas para que te den pautas para llevar una alimentación sana y equilibrada. Regístrate y conócelos.

ALGAS_COMESTIBLES

¿Qué son las algas?

Como diría un niño, son “las verduras del mar”. Y es así. Plantas que crecen y viven en el agua. Las hay de agua salada o de agua dulce. Son responsables del desarrollo de la vida en el medio marino y son los primeros seres vivos que realizaron la fotosíntesis clorofílica.

En las culturas orientales son alimentos utilizados desde hace siglos, como en la dieta macrobiótica, pero en el mundo occidental aún nos estamos acostumbrando a verlas en nuestros platos.

No todas las algas son comestibles, igual que no todas las plantas terrestres lo son. En realidad, existen unas 50 especies (que se conozcan hoy en día), que pueden ser gastronómicamente valiosas, por sus propiedades y por su sabor. Ya te hemos presentado algunas recetas macrobióticas deliciosas que llevan estas algas comestibles.

Propiedades de las algas

  • Son ricas en fibra, por lo que evitan el estreñimiento.
  • Ayudan a eliminar toxinas del organismo. Tanto por su fibra como por su contenido en ácido algínico, presente sobre todo en las más oscuras, que no es digerible y es depurativo.
  • Son saciantes, porque aumentan su tamaño en el tubo digestivo y reducen la sensación de hambre.
  • Son digestivas y protegen la mucosa gástrica.
  • Son fuente de proteínas y aminoácidos esenciales, que se asimilan además de forma muy eficaz.
  • Protegen la flora intestinal gracias a su contenido en mucílagos.
  • Aportan minerales importantes como el yodo, potasio, calcio, fósforo, hierro, flúor o sodio.
  • El contenido en sodio de las algas hace que no debas añadir sal en los platos para aportar sabor, lo que podría ayudar a controlar la presión arterial.
  • Son ricas en vitaminas como la vitamina A, vitamina C, vitamina E y vitaminas del grupo B. Por ejemplo, vitaminas B1 o B2 y análogos de la B12.
  • Además, contienen vitamina K, antihemorrágica, presente sobre todo en las de color verde oscuro.
  • Son poco calóricas, lo que significa que son buenas aliadas en una dieta de adelgazamiento.
  • Aportan grasas saludables, pero no contienen grasas saturadas y ayudan a reducir la acumulación de colesterol malo y aumentar el bueno.

Te en cuenta que comer algas no va a curar una anemia, ni va a evitar el déficit de vitamina B12. No son un medicamento y, si las consumes en suplementos, siempre debe hacerse bajo supervisión médica. Si sufres problemas de tiroides, pregunta a tu médico porque algunas algas son muy ricas en yodo, y podrían interferir en tu tratamiento.

Tipos de algas comestibles.

Algunas de las más utilizadas y populares por sus propiedades nutricionales son:

  • Espirulina. La conoces, ¿verdad? Es de color azul verdoso y se comercializa en polvos para espolvorear sobre los alimentos o en comprimidos como suplemento. Es fuente de proteínas, más incluso que los huevos (aunque la cantidad que se ingiere es pequeña). Además, es rica en vitamina A y E y análogo de B12.
  • Agar-agar. Es un extracto de varias algas de color rojizo. Su principal característica es que absorbe mucha agua, por lo que se utiliza como espesante y gelificante. No añade sabor.
  • Alga Nori. También muy conocida, sobre todo en la gastronomía oriental, como en Japón. Se utiliza la hoja seca, de color negro, para envolver el sushi. También puede aderezar salsas, ensaladas, pastas y sopas. Es muy rica en vitamina A, más incluso que la zanahoria.
  • Kombu. Es de color pardo y es fuente importante de fósforo. Se utiliza en sopas, guisos o cocidos de legumbres (que consigue hacer más digestivas). Es un gran potenciador de sabor.
  • Wakame. Es también de color pardo y su sabor es suave. Se puede preparar en ensalada una vez hidratada o añadirla en sopas y caldos. Es muy rica en proteínas y minerales como el calcio, el fósforo o el magnesio. Y muy rica en fibra.

Pregunta en tu tienda de dietética si quieres tener más información sobre cómo consumirlas y no te quedes atrás. Es lo último en gastronomía. Los chefs más prestigiosos del momento están utilizando no sólo las algas, sino el plancton o los azúcares marinos que se consiguen de algas dulces.

En AXA Health Keeper nos encanta que aprendas a comer bien y estés informado de las últimas novedades.