Esta técnica permite fortalecer las fibras musculares y mejorar el funcionamiento del suelo pélvico, mediante la reeducación postural y el equilibrio del cuerpo. Propone realizar unos  sencillos ejercicios sobre un cilindro que ayudan a reajustar la posición corporal. Descubre en qué consiste y cómo puedes beneficiarte de él.

 

En AXA Health Keeper tenemos entrenadores personales y fisioterapeutas que te enseñarán a hacerlo bien. Regístrate y búscalos.

 

 

Qué es propiocepción

 

La propiocepción es la capacidad de percibir la orientación de nuestro cuerpo respecto a la posición, el movimiento y el equilibrio. Es un circuito de nuestro sistema nervioso que le dice al cerebro en qué posición se encuentra y qué fuerzas deben actúan.

La capacidad de propiocepción es la que nos permite, por ejemplo, caminar en la oscuridad sin perder el equilibrio o pisar el acelerador del coche sin mirar los pies. Por tanto, es el sentido que nos permite determinar la posición y el movimiento de las partes del cuerpo en el espacio. Es la forma en la que el cuerpo se ve a sí mismo.

A diferencia de los otros cinco sentidos, la propiocepción no tiene un órgano sensorial designado, más bien recoge la información de todo el organismo. Esta información se envía a través de la médula espinal al cerebelo, donde se calculan las posiciones de las partes del cuerpo en el espacio.

 

Tronco propioceptivo para el suelo pélvico

 

El tronco propioceptivo (o método 5p, Reeducación Postural ProPiocePtiva Perineal) es una técnica para tratar los músculos perineales y fortalecer el suelo pélvico a través de la postura. El método se basa en el uso de un tronco de madera, un medio cilindro o un bosu (hemisferio de goma inflado unido a una plataforma rígida), con una parte lisa y la otra redondeada.

Con los pies descalzos, nos subimos encima del tronco e intentamos mantener el equilibrio en la superficie curvada, con las piernas un poco flexionadas y la espalda recta. El esfuerzo por no perder el equilibrio nos obliga a:

  • Hacer pequeñas regulaciones posturales.
  • Activar las fibras tónicas perineales, lo que ayuda también a su tonificación.
  • Crear conciencia propioceptiva del cuerpo para trabajar los desequilibrios musculares.
  • Conseguir una correcta presión torácico-abdominal.

Es importante entrenar el suelo pélvico ya que es el sostén de la vejiga, la uretra, el útero, la vagina y el recto. Estos órganos tienen la capacidad de adaptarse a nuestro movimiento y a los cambios posturales.

Los fiiosterapeutas aconsejan practicar la metodología 5p para lograr numerosos beneficios:

  • Mejorar la postura: la activación muscular perineal y lumbar nos facilita una correcta posición.
  • Fortalecer la faja abdominal: el tronco nos permite activar el abdomen.
  • Tonificar el suelo pélvico: ayuda a prevenir y tratar incontinencias, prolapsos o debilidad del suelo pélvico. También es adecuado para la preparación al parto y para la recuperación en el postparto.
  • Desbloquear el diafragma: el bloqueo del diafragma está relacionado con dolor de espalda y malas posturas que provocan dolor cervical.

Asimismo, el método 5p también previene y entrena estos órganos, especialmente, en el caso de disfunciones del suelo pélvico como:

  • Prolapsos pélvicos
  • Incontinencia urinaria
  • Hipotonía perineal
  • Vaginismos
  • Estreñimiento
  • Síndrome miofascial pélvico

 

Ejercicios con el tronco propioceptivo

 

Los ejercicios del método 5p constan de tres niveles que se ejecutan sobre el tronco. Todos los niveles se realizan con los pies descalzos, separados a la anchura de las caderas, las rodillas un poco flexionadas y la columna recta.

  • Nivel 1: se ejecuta con la parte lisa del bosu hacia abajo. Hay que permanecer con la postura correcta unos 20 minutos. Durante este tiempo, nos fijaremos en la respiración y el cuerpo.
  • Nivel 2: cambiamos la posición del bosu y ponemos la parte lisa hacia arriba, lo que aumenta la dificultad para mantener el equilibrio y la postura correcta. Se recomienda hacerlo también durante 20 minutos.
  • Nivel 3: ejecutamos los ejercicios de los niveles anteriores, pero moviendo los brazos hacia arriba y hacia abajo, manteniendo la postura y el equilibrio. Repetir 5 minutos.

Recuerda practicar estos ejercicios bajo la supervisión de un fisioterapeuta, que te indicará en cada momento cómo ejecutarlos. Cuando ya domines la técnica, podrás practicarlos en casa.

 

¿Te gustaría conocer tu estado físico? 
Conócelo en la calculadora de la edad de tu salud de la App.