A priori, las bebidas con alcohol no son “buenas”. El alcohol aporta calorías (7 calorías por gramo) que no sirven para nada, por eso se llaman “calorías vacías” además de que su ingesta de forma prolongada y/o abundante produce daños en el hígado, en los riñones, en el estómago, en la piel, en el corazón y en el cerebro.

No todas las bebidas alcohólicas contienen los mismos gramos de alcohol y por tanto su aporte calórico varía mucho de unas a otras. Por ejemplo, un botellín de tercio de cerveza aporta unas 105 calorías, pero una copa de whisky de tan sólo 50 ml aporta 120, y una copa de anís, también de 50 ml unas 130.

Además del número de calorías, la diferencia entre unas bebidas y otras reside en el resto de nutrientes que lleve. Según un estudio realizado por la Universidad de Valencia, la cerveza aporta aminoácidos, vitaminas, minerales y antioxidantes que la convierten en un líquido casi beneficioso para la salud.

En AXA Health Keeper te hablamos siempre de nutrición y salud. Por eso recomendamos siempre que consultes a tu endocrino o nutricionista todas tus dudas. Regístrate y comienza a cuidarte con nosotros.

Infografía: beneficios de la cerveza AXA Healthkeeper

 

¿Cuáles son los beneficios que la cerveza puede aportar?

  • Protege los riñones.

Como contiene un 95% de agua, es un buen hidratante y favorece el trabajo de los riñones reduciendo el riesgo de producir cálculos renales.

Contiene silicio, que en cantidades moderada mejora la densidad ósea.

Contiene antioxidantes que lucha contra los radicales libres.

  • Protege las defensas.

Gracias a su contenido en vitamina B6 se refuerza el sistema inmunológico y disminuye el riesgo de infecciones.

Esto es debido a que es rica en vitamina B12 y ácido fólico

  • Protege frente al insomnio.

Contiene ácido nicotínico y lactoflavina que son inductores del sueño.

Ayuda a reducir el colesterol malo o LDL, reduce la presión arterial, y evita la formación de coágulos.

  • Protege al cerebro.

Disminuye el riesgo de demencias vasculares y mejora la concentración y la memoria.

  • Protege al sistema digestivo.

Contiene fibras por lo que previene el estreñimiento y favorece la digestión.

No excederse

Según el estudio llevado a cabo por la Universidad de Valencia, un consumo moderado de cerveza en torno a una o dos cervezas al día, puede favorecer todos estos beneficios, siempre en el marco de una vida activa y de una alimentación saludable.

De hecho, el estudio recomienda la cerveza como bebida tras un esfuerzo físico, como un entrenamiento deportivo, pues va a mejorar la recuperación de los minerales, sales y agua perdida durante la práctica deportiva. Pero en este caso, por favor, la recomendación sería el de una cerveza sin alcohol, cuyo aporte calórico es muy bajo, unas 50 calorías por 200 ml, pero conserva sus propiedades saludables.

Así que ya sabéis. Como todo en esta vida, la clave es la moderación. Los excesos, incluso de aquello que a priori es bueno, son siempre muy mala idea.

Pregunta a tu médico de AXA Health Keeper. Tienes consulta telefónica gratuita las 24h del día sólo por registrarte, ¿lo sabías?